Nueva investigación relaciona el envejecimiento ocular con el insomnio en personas mayores

Una nueva investigación publicada en Journal of Clinical Sleep Medicine ha relacionado el insomnio en la tercera edad con el envejecimiento ocular. A esta conclusión llegó Line Kessel y su equipo, del Departamento de Oftalmología del Hospital Glostrup de Dinamarca tras examinar a 940 personas de entre 30 y 60 años.

Según explicó la experta “el ciclo vigila-sueño así como el bienestar general y muchas otras funciones biológicas importantes están estrechamente relacionadas con el ritmo circadiano”. Este ritmo es regulado por el cerebro que libera melatonina, la hormona que “induce el sueño, reduce la tensión arterial y la temperatura corporal“, prosiguió.

Pero resulta que la regulación del ritmo circadiano está dirigida por el estímulo que “recibe la retina por la luz azul, y con el paso de los años el cristalino, la lente natural dentro del ojo, se torna amarilla, lo que evita que la luz azul alcance la retina.

Ante este cuadro y para averiguar qué pasa cuando la lente se amarillea, el equipo sometió al grupo de voluntarios a una autofluorometría, método no invasivo que determina cuánta cantidad de luz azul se absorbe por el cristalino y, en consecuencia, cuánta alcanza la retina.

Al mismo tiempo, los participantes contaron sobre sus facilidades / dificultades para conciliar y mantener el sueño y si habían consumido somníferos en los últimos 12 meses.

Entre los afectados por problemas a la hora de dormir, un 82 por ciento reconoció ser insomne y tomar pastillas para dormir“, relataron los expertos. Pero antes de llegar a una conclusión, los investigadores también tuvieron en cuenta otros factores que podían alterar los resultados como, el tabaquismo, la diabetes o la enfermedad cardiaca.

“Encontramos que los que tenían el cristalino muy amarillo (es decir, los que tenían retinas que no recibían mucha luz azul) tenían un riesgo muy elevado de tener problemas de sueño o usar somníferos, un hecho que resultó ser independiente de la edad de los participantes“, explicó la autora del ensayo.

En otras palabras, “tener un cristalino muy amarillo previene el estímulo de la retina por parte de la luz azul y esto perjudica a la regulación del ritmo circadiano, lo que se traduce en problemas de sueño“, especificó.

Ante estos resultados, y según los expertos, el estudio sirve para proporcionar una explicación ante los problemas de sueño de las personas mayores, que suelen tener menor calidad y cantidad de horas de descanso.

Finalmente, el doctor Juan Donate, jefe de la Unidad de Patología Macular del Hospital Universitario Clínico San Carlos, aseguró que el “estudio es un buen punto de partida, pero en la aparación del insomnio están muchos factores relacionados. Es el caso del padecimiento de ciertas enfermedades y del consumo de fármacos, algo frecuente en la tercera edad”.

Vía Elmundo.es

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz