Nosotros, los ambientes y los colores

colores y nosotros

Es sabido que los colores influyen en nuestro estado de ánimo, de hecho, las frases tales como “estoy de humor negro” o “ves todo color rosa” no son casuales. Los colores son utilizados para provocar determinados estados anímicos en las personas, ya que se sabe que cada uno de ellos está relacionado con ciertas características, o bien personales o más bien generales. Tal es así que no sólo se recomienda vestir de tales o cuales colores, sino que también se usan diversas tonalidades para la decoración o ambientación de hogares o lugares de acuerdo a la “atmósfera” que se quiera lograr. Veamos a continuación los colores y sus características principales:

*Rojo: Si bien puede ser cálido, por lo general está asociado con la agresividad, con lo instintivo. Con respecto a los cambios anímicos puede provocar tensión y otras alteraciones menores como aumento en las pulsaciones, presión arterial, tensión muscular y actividad cerebral, todos parámetros que pueden ser mensurables eléctricamente.

*Naranja: Estimulante y cálido a la vez. Pero si es muy fuerte puede ser demasiado potente, mejor son los tonos durazno y damasco, más relajantes y cómodos.

*Amarillo: Es el color iluminador por excelencia, puede provocar tranquilidad y optimismo.

*Verde: El verde más apagado o pálido causa sensación de tranquilidad y descanso, el verde más brillante es estimulante y alegre.

*Rosa: Por lo general, es acogedor y cálido, aunque si es de un matiz más intenso puede ser también estimulante.

*Azul: El azul pálido es calmante o, en los ambientes, da la sensación de que el espacio es más amplio, sin embargo, en algunas habitaciones, este color puede sentirse frío y sombrío. El azul oscuro puede usarse en los pisos para dar sensación de solidez y seguridad, pero no es recomendable su aplicación en superficies grandes de paredes o en techos, ya que puede llegar a ser sofocante.

*Lavanda y Morado: Los tonos pálidos otorgan calma, pero si son más fuertes pueden disminuir la capacidad de enfocar la vista.

*Café: La escala cromática del beige al avellana es usada con frecuencia en los hogares, casi todos estos tonos son cálidos y calmantes, aunque algunos puedan llegar a ser sombríos y hasta deprimentes.

*Negro: En áreas grandes puede ser opresivo y hasta “chocante”. Pero en pequeñas zonas –o más aún en tonalidades más claras: grises-, puede dar frescura y provocar calma.

*Blanco: Es sabido que da sensación de amplitud en las habitaciones, y las hace parecer más iluminadas y limpias, pero los espacios grandes pintados todos de blanco pueden resultar fríos y hacer forzar la vista.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz