No ganar peso, consejos para lograrlo

No ganar peso

A veces lo que necesitamos para estar sanos no es adelgazar, sino no ganar peso. ¿Pero cómo lograrlo teniendo en cuenta que el mundo nos está bombardeando de forma constante con todo tipo de tentaciones? Para ello tenemos que poner en práctica algunos consejos como los que os traemos. Con ellos vamos a intentar que mantengáis el buen peso que hayáis alcanzado con vuestra dieta y que así no sufráis el temido efecto rebote, que en algunos casos ya sabemos que puede ser totalmente desagradable.

No ganar peso, realismo lo primero

Las personas tenemos un gran problema: somos inconscientes y poco realistas. Y la mayoría de las veces somos nosotros los que nos ponemos la zancadilla porque nos planteamos metas y objetivos que sabemos que nunca vamos a cumplir por mucho que nos esforcemos. En todo lo relacionado con el peso las falsas expectativas y los planes descabellados nos pueden condenar al fracaso. Por ejemplo, nunca hay que pensar que no bajaremos de peso y que además perderemos 10 quilos más. Hay que ser realistas para que luego no nos tengamos que preocupar por no haber cumplido con nuestro objetivo principal. Y tampoco debemos pensar cosas “no voy a comer ni beber nada que no deba”, porque “nada de nada” suele ser un pensamiento poco realista.

La tentación está ahí fuera

Si engordamos y ganamos peso suele ser, en un gran porcentaje de ocasiones, porque no somos capaces de resistir la tentación. Como decíamos antes, tenemos muchos estímulos a nuestro alrededor que intentan convencernos de que comemos cosas que no debemos. Quizá se trate de un dulce que hemos visto en el escaparate de una pastelería o es posible que nos vayamos a comer fuera con los amigos y nos encontremos un menú especialmente delicioso donde la mayoría de los platos engordan. A veces el problema es psicológico y de poca resistencia mental. Por ejemplo, si estamos pasando por un mal momento y tenemos una preocupación, es posible que intentemos darle solución comiéndonos algo que no debemos. La tentación está en todas partes y nos puede atacar en cualquier momento. Para salir de este tipo de situaciones lo que debemos hacer es aprender a decir que no. Son solo dos letras, una “n” y una “o”, que unidas pueden conseguir que no engordemos. ¿Sabéis cuál puede ser la diferencia entre decir no y no hacerlo? Puede que en unos meses sean diez quilos. No lo olvidemos.

Los snacks no son el enemigo

Pensamos de forma frecuente que los snacks son el enemigo de las personas que intentan mantener un estado físico sin engordar, sea la época del año que sea. Pero en realidad esto no es así. Hay algunos snacks que sí son perjudiciales, en realidad la mayoría de ellos. Si pensamos cosas como “no comeré ningún snack para no engordar”, lo que posiblemente ocurrirá es que terminaremos picando o nos agobiaremos y dejaremos lo que estemos haciendo. Por eso lo que sí tenemos que hacer es recurrir a una selección de snacks sanos y saludables, que no engorden y que nos ayuden a mantener la línea. Los snacks son una forma de entretener al estómago cuando tenemos demasiada hambre, así que solo tenemos que buscar los más sanos.

ejercicio para no ganar peso

Muévete un poco

Uno de los problemas que solemos tener con el aumento de peso se encuentra en que es posible que no hagamos todo el ejercicio que deberíamos hacer. Hay épocas de la vida en las que estamos demasiado estancados en una posición sin movernos. Por ejemplo, si trabajamos desde casa seguro que no nos levantamos y salimos a caminar tanto como es recomendable por motivos de salud. El sedentarismo es uno de los grandes inconvenientes de las personas que tratan de mantener el peso y no engordar. Quizá día a día nuestro cuerpo vaya ganando peso sin que nos demos cuenta y pasado uno o dos meses hayamos echado una barriguita muy molesta con la cual aumentemos el peso de nuevo. Por eso tenemos que intentar hacer algo de deporte, al menos caminar de forma diaria, sin que sea necesario practicar actividades deportivas intensas.

Cocina de forma más sana

Todos hemos aprendido a cocinar fijándonos primero en cómo lo hacían nuestros padres. Y en el pasado era mucho más frecuente cocinar de forma poco sana, con exceso de aceite, muchos fritos y otras técnicas que no son nada recomendables. Aunque ese tipo de técnicas se nos han quedado en la mente tenemos que intentar cambiarlas por sistemas de cocina más beneficiosos para nuestro organismo. Hay que optar por un método de cocina más sano, que no haga uso de tanto aceite, optando por el uso de ingredientes saludables y de recetas que nos satisfagan sin necesidad de recurrir a costumbres que no sean beneficiosas. Nosotros tendremos que ocuparnos de conseguir no ganar peso con este tipo de consejos. No es muy difícil, ¡pero es necesario que nos esforcemos!

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz