No cruces las piernas

No cruces las piernas 1

Si bien el sentarse con las piernas cruzadas parece un hábito inofensivo y que muchos adoptamos sin darnos cuenta, lo mejor será sí tomar consciencia de él y evitarlo. En este post de Vitadelia te contamos por qué.

Aunque son muchas las personas que lo hacen, y puede parecer algo normal, lo cierto es que si se hace hábito puede tener sus consecuencias indeseadas con el tiempo. De hecho, hoy en día, gran parte de los diagnósticos de enfermedades de las articulaciones tienen algún tipo de relación con las malas posturas y los llamados “vicios posturales” que son algo bastante frecuente entre las personas.

El cruzar las piernas es uno de ellos y, de hecho, en las mujeres es una de las causas principales de las dolencias que aquejan sus piernas al llegar a la edad adulta.

Las consecuencias de este mal hábito

Al cruzar las piernas la persona experimenta una falsa sensación de bienestar que la lleva, una y otra vez, a repetir esta postura, no obstante, al estar sentados, la musculatura de la zona se relaja y el grupo muscular que debería estar contraído para protegerla no actúa en forma adecuada y, por el contrario, provoca una sobrecarga sobre la zona de la pelvis.

Esa fuerza que se ejerce sobre la pelvis y la relajación falsa que produce llevan a formar un espacio entre la cabeza del fémur y el acetábulo, lo que a su vez hace que la articulación salga del eje provocando un leve desplazamiento del muslo.

El resultado indeseado de todo esto es que las piernas se encuentran luego piernas desniveladas, y futuros problemas en la cadera, lo cual a largo plazo puede ser motivo de dolor y tensión.

Problemas de circulación sanguínea

Sin embargo, y uno de los problemas más inmediatos que provoca el cruzar las piernas es sobre la circulación sanguínea: por las piernas pasan algunas de las arterias más importantes del cuerpo, responsables de suministrar sangre a esta parte del cuerpo.

Con el hábito de cruzar las piernas, se aprietan y se obstruyen los vasos sanguíneos, alterando el flujo que pasa por esta zona inferior. Con esto, se va acumulando la sangre en las venas, dificultando así su retorno al corazón (mayor riesgo de trombos) y facilitando la aparición de venas várices.

Procura entonces evitar el cruzar las piernas todos los días y hacer ejercicio de manera frecuente.

Si no quieres padecer a causa de este problema, se aconseja ejercitar las piernas todos los días y evitar cruzarlas al máximo.

Efectos en la espalda

El cruzar las piernas hace que el peso se cargue en un solo lado, lo que deriva en graves inconvenientes con la higiene postural. La columna tiene entonces que adaptarse a una nueva distribución de peso y, con ello, tiene que forzarse para aguantar la carga que está mal distribuida.

A largo plazo lo que esto puede generar son graves problemas en la espalda, incluyendo dolor y problemas para adquirir una postura correcta.

Recuerdo cuál es la mejor postura para sentarte en Vitadelia.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz