Niños: la importancia de saber diferenciar entre un resfriado y una rinitis por alergia

Más que nada en tiempos de fríos, es necesario saber distinguir entre los síntomas de un resfriado y de una rinitis alérgica, lo que puede hacerse aún más costoso cuando se trata de niños. Al respecto, han querido advertir los especialistas ya que si se confunden puede llevar a un tratamiento inadecuado y a que el problema se agrave.

La rinitis, en principio, puede manifestarse en cualquier momento del año, aunque la provocada por la alergia al polen, puede tener mayor incidencia durante los meses de primavera, y también durante el mes de febrero, ya que la concentración de pólenes provenientes de plantas como el aliso, el ciprés o el pino es mayor.

Pero ocurre que también durante esta época aumenta la cantidad de resfriados, y de allí que sea más frecuente confundirlos.

Una de las mejores formas de diferenciarlas es por medio del picor de la nariz: en el primer caso –rinitis alérgica- es fuerte y muy molesto, mientras que si se trata de un resfriado es leve. Además, los síntomas son persistentes en el caso de la rinitis y puede afectar incluso la calidad de vida.

El doctor Marcel Íbero, presidente de SEICAP (Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergia y Asma Pediátrica), ha recomendado la visita al especialista en caso de que los síntomas como estornudos, mucosidad transparente, picor de nariz intenso o taponamiento nasal, se presenten de forma repetida y durante varios días.

Según datos actuales, cerca del 9 por ciento de la población infantil de menos de 5 años padece rinitis alérgica y un 25 por ciento entre los 13 y 15. Pero sucede que, y según han advertido los especialistas, la gran mayoría de ellos no están controlados por un especialista -incluso en casos, ni siquiera vistos por el pediatra-.

Los síntomas de la rinitis aparecen ante el contacto con el alérgeno, que causa una inflamación en el interior de la nariz y una reacción excesiva a desencadenantes como los propios alérgenos, los catarros por virus, los olores fuertes, humos, polvo, cambios bruscos de temperatura, pequeños golpes, ejercicio, nerviosismo o llanto, entre otros.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz