Navidad para embarazadas: consejos que te ayudarán

Navidad para embarazadas juguete

La navidad para embarazadas puede ser tanto una experiencia fantástica como una locura que nos descontrole y que haga que nuestro nivel de estrés aumente mucho. Por eso tenemos que intentar siempre tener en mente una serie de consejos como los que os vamos a compartir en este artículo. Pensemos que este periodo que estamos viviendo es muy especial y que, en combinación con una etapa del año tan feliz como la Navidad, se tiene que convertir en un momento aún más fantástico. Pero para que eso ocurra tenemos que, como decimos, seguir unas indicaciones que nos vendrán realmente bien.

Navidad para embarazadas, tabaco y alcohol

Durante este momento tan mágico del año hay que disfrutar, pero eso no significa que no seamos prudentes. Hay muchos aspectos que nos rodean que pueden no ser los mejores a tener cerca de nosotros. Muchos seguro que ya los tenéis en la cabeza, pero a veces los dejáis pasar un poco por no ser tan aguafiestas. En cualquier caso, os pedimos que no os sintáis así y que penséis siempre en el bienestar de vuestro futuro hijo. Pasa mucho con el humo del tabaco. La gente de la familia a veces no es consciente de que el humo no es nada bueno para nosotras y para el bebé. Fuman a nuestro alrededor y no se preocupan, incluso las mujeres, quizá porque a ellas también les pasó y consideran que “no pasa nada”. Pero sí pasa. Tenemos que hacer todo lo posible para no ser fumadores pasivos. Ahora ya es muy frecuente que muchas familias no dejen que se fume dentro de casa, porque el tabaco puede afectar a los niños o incluso al ambiente del hogar. Defiende esta forma de actuar y evita ser fumadora pasiva.

Con el alcohol no hay de qué preocuparse: nadie nos obligará a nada. Tenemos que evitar el champán, el vino y todo lo demás. No hagas caso a tu familia cuando te diga “solo un sorbo, para brindar”. No bebas ni una pizca de alcohol. Una sola gota ya supondrá que ese alcohol llegará hasta tu bebé. La barrera que existe en la placenta no bloquea el alcohol, así que todo lo que bebas le llegará directamente a tu futuro hijo. ¿De verdad quieres que tenga contacto con el alcohol? A quien te diga que eres una aguafiestas le puedes “mandar a paseo”. Los brindis los puedes hacer con agua. Y ya en la próxima Navidad brindarás con alcohol. La vida es larga.

Navidad para embarazadas mujer

¿Y los dulces?

No es que tu bebé se vaya a subir por las paredes con la alta dosis de azúcar que tienen los dulces navideños. Come algunos, pero no te pases. El principal problema de turrones o polvorones, entre otros manjares de esta época del año, es que harán que tu ingesta de calorías aumente tanto que puedes ganar más peso del que deberías. Por eso no hace falta que dejes los dulces, porque no somos tan crueles, pero tienes que intentar no abusar de ellos. Por supuesto, si te han diagnosticado diabetes en el embarazo te lo tendrás que tomar todo más en serio y ahí sí tener cuidado con los dulces que comes.

¿Qué hacer en las fiestas?

Las fiestas de Navidad son agotadoras. ¿A quién no le cansan cuando ya han pasado algunas horas? Pueden acabar con cualquiera y piensa que tú estás embarazada, lo que es un riesgo mayor para cansarte. Por ello no debes excederte. Parece que en las cenas de Navidad exista un concepto extraño por el cual quien se va pronto está haciendo un feo a los anfitriones. Pero no hay que pensar eso, sobre todo si estás embarazada, dado que tienes una buena excusa para encontrarte cansada y con ganas de volver a casa. Por otro lado, durante las fiestas no te pases con los bailes excesivos, siéntate siempre que lo necesites y trata de administrar tus energías. Cuando llegues a casa échate a dormir y asegúrate de que recuperas toda la energía que has gastado para que puedas seguir con tu ritmo normal al día siguiente. No queremos que te tengas que pasar tres días súper agotada recuperándote.

Tu bebé siempre es lo primero

Todo lo que hemos recomendado en los anteriores párrafos tiene un denominador común: el bienestar de tu bebé. Todo lo haces por él, además de para encontrarte bien, eso por supuesto. Esto significa que es posible que la Navidad embarazada sea un poco distinta a tus anteriores celebraciones de esta época del año. Asúmelo y disfruta de las fiestas de otra manera. Intenta que los demás hagan el trabajo por ti, haz uso de una dosis de relajación extra e intenta darte algún que otro capricho, como un masaje Navideño para poner tu cuerpo a punto. Si estás feliz y relajada tu bebé también lo estará y la Navidad para embarazadas no tendrá secretos para ti.

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz