La mujer después de la menopausia

family

Después de los 40 años, el cuerpo y la salud de la mujer comienzan a cambiar, y mucho. Con los cambios hormonales de la menopausia, que provoca falta de estrógenos, se producen en la mujer modificaciones, tanto a nivel físico como emocional.

Principales cambios

-Puede haber un aumento de peso, por lo general, de entre 2 y 3 kilos.

-Descalcificación ósea, lo que puede llevar a sufrir osteoporosis, y a un mayor riesgo de fracturas. Así también, pueden presentarse otros trastornos esqueléticos, como aplastamientos o pinzamientos.

Sofocos. Los típicos calores son una de las principales señales y pueden aparecer de dos a tres años antes de la desaparición de la regla. El sofoco se presenta sobre todo en la zona de la cara y el cuello. Luego, puede extenderse hasta los brazos y el pecho, seguido por sudoración y frío.

Los sofocos también pueden verse acompañados por un enrojecimiento de la piel y una aceleración del pulso.

Sequedad vaginal. Cuando el nivel de estrógenos disminuye, las paredes de la vagina se tornan más frágiles y delicadas, y se reduce entonces la humedad natural. Esto puede llevar a sequedad, tirantez o incluso escozor.

Cambios a nivel emocional y psicológico. La mujer menopáusica puede presentar mayor irritabilidad, ansiedad y nerviosismo. Además, es posible que sufra de problemas para conciliar el sueño o insomnio. En casos especiales, se puede llegar incluso a un cuadro de depresión.

La importancia de cuidar la alimentación

Si bien la alimentación es algo clave en cualquier momento de la vida, después de los 40 es aún más crucial. Primero, hay que tener presente que a partir de esta edad aproximadamente, las necesidades metabólicas energéticas se reducen un 5 por ciento con cada década. Por lo que se requerirá de un aporte calórico menor.

Siempre que se goce de buena salud y no haya enfermedades o complicaciones, las pautas generales de alimentación deberán seguir los patrones de una dieta equilibrada, según las características particulares, de edad, talla y nivel de actividad, entre otros.

El grupo de vegetales y frutas debe ser la base: las hortalizas crudas deben formar parte de la alimentación diaria, ya que son las alternativas con mayor proporción de vitaminas, minerales y antioxidantes, además de aportar fibra, lo que ayudará a evitar el estreñimiento.

Por otro lado, se deberá elegir el consumo de hidratos de carbono complejos o integrales, como cereales, granos y derivados, así como legumbres y patatas.  De todos modos, se deberán ingerir en su medida justa.

Con respecto a las grasas, habrá que ser prudente y optar siempre por grasas de origen vegetal, en vez de animal. Lo recomendado es reducir el consumo de estas últimas grasas, es decir, saturadas.

De igual modo, vigilar el consumo de alimentos ricos en colesterol. Ser muy medida con: embutidos, manteca y mantequilla, nata y leche entera, productos de pastelería y bollería.

Por el contrario, se deberá preferir el aceite de oliva (o cualquier otra alternativa vegetal), pescados azules y carnes magras (como fuentes de proteínas animales). Otra buena fuente de nutrientes y grasas cardiosaludables son los frutos secos y semillas, en cualquiera de sus variedades.

Los azúcares son otro aspecto a cuidar: convendrá se prudente y no abusar, no solo por el consumo de calorías sino también para prevenir la diabetes.

Por otro lado, el calcio es uno de los minerales cuya ingesta más habrá que cuidar para prevenir la osteoporosis postmenopáusica. Recuerda que el calcio no solo está presente en la leche y sus derivados, sino también hay buenas fuentes vegetales como el brócoli, las verduras de hoja verde, las almendras o el tofu. La vitamina D también es esencial, presente también en lácteos y huevo, además de la necesidad de tomar sol para que se sintetice.

Finalmente, recuerda la importancia de la hidratación: al menos se deben beber dos litros de aguas y bebidas naturales, entre lo que se cuenta infusiones, zumos y caldos, más el consumo de abundantes frutas y verduras.

 

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz