Muerte por tabaco, previsiones catastróficas de futuro

Muerte por tabaco fumar

El tabaquismo es una de las mayores causas de muerte en todo el mundo. En la actualidad se registran más de seis millones de defunciones por culpa de las consecuencias negativas que tiene el tabaco, pero aunque parece que esta práctica poco a poco se está reduciendo entre la población lo cierto es que aún hay un gran número de fumadores en la sociedad y las previsiones de futuro no son nada positivas. La muerte por tabaco sigue más activa que nunca.

Muerte por tabaco, nuevo estudio aterrador

Tanto la Organización Mundial de la Salud como el Instituto Nacional del Cáncer en Estados Unidos han realizado un estudio para obtener datos sobre el futuro del tabaco entre la población y así poder estimar si los porcentajes que hoy en día barajamos aumentarán o disminuirán de aquí a unos años. Pero lo que ha revelado el estudio no es esperanzador. Se prevé que los seis millones de fallecidos por culpa de este hábito que se registran en la actualidad aumenten en dos millones más en el año 2030, lo que llevaría a tener unos registros de alrededor ochos millones de muertes al año en el mundo por los efectos nocivos de este producto.

¿Seguiremos consumiendo tabaco?

Desde hace unos años parece que el consumo de tabaco entre la población ha disminuido, ya que se han puesto en práctica numerosas iniciativas para prevenirlo. Sin embargo, a pesar de que estos datos son positivos la población mundial va en aumento, por lo que se estima que no se pueda lograr el objetivo fijado por la Organización Mundial de la Salud. Este consistía en reducir hasta un 30% el consumo de tabaco para el año 2025. Teniendo esto en cuenta, tras haber analizado los datos ofrecidos por este estudio, sabemos que en el futuro el tabaquismo seguirá muy presente en la sociedad.

Las consecuencias negativas que traen las sustancias del tabaco a nuestro organismo no solo afectan a aquellas personas que son fumadoras. Estas son las que las sufren en mayor medida, pero no hay que olvidar que el consumo de este producto también afecta a otras que no fuman. Encontrarse cerca de un cigarrillo de forma constante puede convertirnos en fumadores pasivos, así que también nos convertimos en un foco para contraer ciertas enfermedades o afecciones. Inhalar el humo de un cigarro, aunque sea de manera indirecta, no trae tampoco nada bueno para nuestro cuerpo.

Medidas preventivas

Teniendo en cuenta todos estos datos y otro muchos que anualmente nos revelan los diferentes estudios sobre las consecuencias del tabaquismo, sabemos que hay que ponerse manos a la obra para alejarnos del peligro. Las entidades encargadas de la salud han explicado que necesitan que los gobiernos de los diferentes países también pongan su grano de arena para intentar acabar con el consumo de este producto nocivo.

Muerte por tabaco fallecido

Hace unos años ya se impusieron algunas medidas de prevención e información con respecto al tabaco, aunque parece que no han dado todos los frutos que se esperaba. Sin ir más lejos, en España cada cierto tiempo se suben los impuestos de este producto y se instauraron políticas de espacios libres sin humo. Estas iniciativas también se adoptaron en otros países e incluso otras medidas como la prohibición de vender tabaco o campañas informativas para sensibilizar a la población de los daños que puede ocasionar esta sustancia en nuestro organismo.

A pesar de ello, los expertos creen que todas estas cosas no son suficientes, puesto que los gobiernos no gastan tanto dinero en campañas en contra del tabaco como las cantidades que reciben por el consumo del mismo. Esto quiere decir que los impuestos recogidos suman mucho más dinero que lo que se invierte en el control del tabaquismo por parte de los gobiernos. En este sentido, la OMS comunicó que lo recogido por los impuestos del tabaco en todo el mundo alcanzó unos ingresos de más de 265.000 millones de dólares entre los años 2013 y 2014. Por el contrario, la cifra que se invirtió para frenar el consumo del tabaco solo llegó a lo 1.000 millones de dólares.

Tenemos esperanza

Aún así, estas campañas de sensibilización sí han logrado tener algo más de impacto entre algunos sectores de la población, sobre todo entre las clases más empobrecidas. Al fin y al cabo, el aumento del precio de este producto ha sido una medida clave para acabar en gran medida con el consumo en esta parte de la población. Esto deja a los ricos como los más afectados por el tabaquismo, no solo por el consumo del mismo sino también por el gasto que conlleva, pues comprar tabaco casi de forma diaria tiene un alto coste.

En cualquier caso, la muerte por tabaco no se va a eliminar por completo de la sociedad en mucho mucho tiempo, puesto que aún existen numerosos factores que no han terminado de definirse y el aumento de la población mundial puede traer consigo un nuevo número de fumadores. Esta sustancia es muy atractiva y causa una gran adicción, principalmente entre los jóvenes. Habrá que seguir luchando para combatir el tabaquismo, pero todavía hay mucho trabajo que hacer.

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz