Monóxido de carbono: un toxico para la salud

Monóxido de carbono: un toxico para la salud 1

Durante las épocas de bajas temperaturas aumenta el uso de calefacción y los ambientes permaneces cerrados, incrementando el riesgo de intoxicación por monóxido de carbono (CO). La particularidad que tiene este químico altamente peligroso para la salud de las personas es que se produce como consecuencia de la combustión incompleta del gas natural o cualquier otro elemento que contenga carbono, especialmente cuando las instalaciones se encuentran en mal estado, están ubicadas en lugares inadecuados o existe insuficiente ventilación.

El monóxido de carbono es muy toxico por qué no se detecta a través de los sentidos ya que es incoloro, inodoro e insípido. Por ello, las estadísticas muestran que el 72% de los accidentes fatales por monóxido de carbono se deben a calefones con funcionamiento incorrecto como también los calefactores.

Pero, ¿cómo actúa en el organismo? Al inhalarlo el toxico ingresa con la respiración a través de los pulmones, luego se traslada al torrente sanguíneo y ocupa rápidamente el lugar del oxigeno en los glóbulos rojos. Como consecuencia a esto, el corazón, el cerebro y el cuerpo sufren su falta y presentan signos de toxicidad. Aunque los síntomas varían entre las personas, quienes están en mayor riesgo son los niños pequeños, las personas mayores, quienes tienen una enfermedad cardiaca o pulmonar, aquellos que viven en grandes altitudes y los fumadores.

La exposición, aun durante un periodo breve, puede producir daños irreparables, alterando el funcionamiento del sistema nervioso y provocando desde cambios de humor y cefaleas permanentes asta lesiones neurológicas.

Existen distintas señales que se pueden dar cuenta de la intoxicación como son los problemas respiratorios, dolor de pecho y cabeza, somnolencia, debilidad muscular, irritabilidad, latidos cardiacos anormales o rápidos, convulsiones, nauseas y/o vómitos, deterioro del juicio, perdida del conocimiento y hasta inclusive el estado de shock.

Para todo esto tienes que estar precavido y abrir la ventana más cercana a la calefacción o calefón por lo menos 5 centímetros, así lograras ventilar el espacio.

Compartir en Google Plus

Acerca de Rocio Sollier

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz