Mitos sobre las dietas (II)

El otro día comenzamos a compartir en Vitadelia algunos de los tantos mitos que hay

con respecto a la alimentación y, en específico, con las dietas para adelgazar. En esta ocasión, sigamos entonces con otros más compartidos por el doctor Norberto Russo, médico nutricionista y director de la Asociación para la Prevención y Ayuda de los Desórdenes de la Alimentación y la Vida Sana (APADAVIS) de Argentina.

Mito 3 – “Los alimentos integrales adelgazan”

Este tipo de alimentos por sí mismo no adelgaza ni engorda. Lo que sí es cierto que al contener cantidad importante de fibra dietética dan mayor sensación de plenitud y pueden ayudar a aumentar el tránsito intestinal, ya que la fibra tiene alta capacidad de retención de agua y facilita su digestión.

Lo que sucede además es que se reduce la velocidad de absorción de los alimentos, lo que puede ser de ayuda en pacientes con patologías como la diabetes y colesterol alto.

En resumen, alimentos ricos en fibra son necesarios para una óptima salud y para evitar el estreñimiento u otras molestias intestinales, pero nada tienen que ver con el consumo ó no de calorías. De todos modos, vale destacar que lo que sí puede ser beneficioso para quienes hacen dieta es, como se dijo, que las fibras dan mayor sensación de saciedad, por lo que será de ayuda para comer en menos cantidad.

Mito 4 – “El pan negro es más liviano que su variedad blanca o común”

De modo similar, la única ventaja puede ser que al tener más fibras da mayor plenitud. No obstante, tampoco hay diferencia significativa en cuanto a la cantidad energética -por el contrario, puede suceder que haya tipos de pan negro que contengan más cantidad de azúcares e, incluso, de grasas-.

Mito 5 – “El arroz es apto para dietas bajas en calorías”

Este grano tiene una composición química y nutricional similar al del resto de los cereales, lo que no se modifica ni con el lavado ni con la cocción. Aunque no debe ser un alimento “prohibido” en las dietas, como en todo, la clave estará en la cantidad que se consuma y en el cómo: por caso, no será lo mismo si se consume hervido y acompañado de una salsa light, a que se haga en una portentosa ensalada con jamón, legumbres y/o mayonesa.

Vía Infobae

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz