Más falsas creencias sobre la salud

Dormir

Hace unos días comenzamos a ver en Vitadelia una serie de mitos relacionados con la salud, creencias que aunque se legan de generación en generación no siempre tiene un fundamento de verdad. Sigamos viendo algunos más.

Dormir 8 horas por día

Si bien un descanso suficiente en calidad y cantidad es esencial para mantener una buena salud y el bienestar, las necesidades de descanso pueden variar de persona a persona, y también según la edad. Según el consenso médico, una persona adulta necesitará dormir entre seis horas y media, y nueve horas, pero que tienen que ser ocho, sí o sí, bien puede considerarse un mito.

Lo importante será, según las necesidades de cada cual, dormir el tiempo suficiente ya que, de lo contrario, se verá reducida la capacidad de concentración y el rendimiento durante el día.

Chicle, en vez del cepillado

Nada más alejado que la verdad. Nada tiene que ver una cosa con la otra, y nada reemplaza a una correcta higiene bucal y cepillado de los dientes. Además, mejor será que dejes el chicle, aunque sea libre de azúcar, por el bien de tu mandíbula.

Vitamina C

La vitamina C, a través de fuentes naturales y saludables, siempre es bienvenida. Si bien no será garantía de una salud óptima por siempre, sí ayudará a reforzar el sistema inmune y a sentirse mejor.

En realidad, una dieta rica en nutrientes y variada es la mejor medida preventiva en general. No dejes nunca de consumir fruta y verdura, y haz que tu dieta sea lo más apegada posible a la Mediterránea.

El sol

El sol, un personaje controvertido. Si bien es cierto que hay que protegerse con pantallas adecuadas del sol, no hay que evitarlo por completo. La radiación ultravioleta B (UVB) es la fuente más importante de vitamina D, y su principal función es la de aumentar la absorción intestinal de calcio y fosfato y ayudar en la mineralización de los huesos.

Además, esta vitamina participa en la regulación de la tensión arterial y potencia las defensas. Tomar sol en el horario adecuado (o bien temprano por la mañana o más a la tarde) y con protector solar no solo es agradable, sino que necesario.

No enfadarse

La salud mental está relacionada con el poder sentir la emoción adecuada en el momento preciso. El enfadarse, cuando sea necesario, es importante porque nos ayuda a poner límites, a defendernos, a respetarnos a nosotros mismos. Cuando sentimos una afrenta y no nos permitimos enojarnos, el daño queda dentro y la rabia se convierte en resentimiento.

Lo malo no es sentir rabia o enfado; lo malo es que nos dominen y los expresemos de manera incorrecta, en el momento inadecuado o con la persona que no se lo merece.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz