Mito: ¿salir con el pelo húmedo puede enfermarte?

El pelo húmedo

Los mitos nos encantan, al menos cuando tienen algo de divertido. En otros casos hay mitos que lo único que hacen es molestar a las personas que creen en ellos y a los que no creemos nos dan dolores de cabeza y nos meten en serias discusiones. ¿Cuántas veces le habéis dicho a vuestra madre que no pasa nada por llevar el pelo húmedo cuando salís a la calle? Y seguro que ella os ha replicado lo contrario. Pues bien, hoy os vamos a dar la razón a vosotros y no a vuestra madre. Porque las madres son muy sabias, pero también confían mucho, a veces de forma ciega, en tradiciones y viejas costumbres que ya están un poco pasadas de moda. Es lo que ocurre con todo el tema del pelo mojado.

Pelo húmedo, un mito que resiste

Algunos mitos aguantan más tiempo que otros, de eso no hay ningún tipo de duda. El mito del pelo húmedo lleva resistiendo demasiados años y ya comenzamos a estar un poco hartos de él. Lo que dice la leyenda es que si sales a la calle con el pelo mojado lo que ocurrirá es que te resfriarás. Así de simple, como si el pelo mojado atrajera a los resfriados. ¿Alguien recuerda cuál es el motivo por el cual cogemos un resfriado? Hagamos memoria: el resfriado es una infección vírica, lo que significa que se produce cuando un virus entra en nuestro cuerpo. Así que no, el pelo húmedo no es lo que produce un resfriado.

Pero, y siempre hay un pero, nuestras madres quizá no vayan tan desencaminadas con lo que estén diciendo. Y no, no vamos a darles la razón al final del artículo como gran sorpresa que cambie vuestra forma de pensar. Pero hay que ser conscientes de ciertas cosas. Por nuestros cuerpos pasan virus a diario y la mayoría de ellos no los notamos. El problema se produce en aquellos casos en los que los virus son más fuertes o resistentes, y cuando nuestro organismo tiene las defensas bajas. Si salimos a la calle con el cabello mojado y las defensas bajas, es posible que estos virus nos hagan más efecto que en otras circunstancias. También nos harían más efecto, eso sí, aunque tuviéramos el pelo seco.

Pero sí es culpable de algo

Aún así, el pelo mojado afecta de cierta manera. El exceso de frío que sufrimos en la cabeza puede llevar a que nuestra circulación sanguínea no sean tan productiva como en una situación normal, lo que sí crearía un escenario más adecuado para que el virus nos acabe pasando factura. En otro orden de cosas, se sabe que algunos virus tienen una mayor resistencia y durabilidad cuando se encuentran en un ambiente de temperatura reducida. Esto sí podría explicar que tener el pelo mojado y enfriar la temperatura corporal pueda derivar en que acabemos cogiendo un resfriado. Pero como podéis imaginaros, se trata de circunstancias demasiado ambiguas como para que les acabemos dando credibilidad a la hora de decidir si salimos o no a la calle con el cabello húmedo.

Mojarse el pelo

Y lo mejor son los ejemplos

Si soléis ir al gimnasio a menudo seguro que estáis acostumbrados a ver que hay personas que salen de los vestuarios, después de haberse la ducha de rigor, con el pelo chorreando. El calor del verano invita a ello, pero también se da en casos en los que no hay tiempo para usar el secador del pelo o simplemente cuando a esa persona que lo está haciendo le gusta (es verano es una sensación cuanto menos satisfactoria). ¿Pensáis que esas personas que van al gimnasio todos los días y que repiten siempre el mismo proceso están resfriadas de forma permanente? Obviamente no.

Lo mismo podemos decir de las personas que viven en zonas del mundo especialmente frías, en las que además es frecuente que llueva. ¿Están en peligro los esquimales con el frío que hace en estos lugares cuando se lavan el pelo? ¿Pensáis que nunca se lo lavan por mucho que estén acostumbrados a vivir a 30 grados bajo cero? Lógicamente esto no sería sostenible.

Así que ante el mito del pelo mojado os pedimos que os mantengáis muy firmes y que la próxima vez que discutáis con vuestra madre sobre lo que supone salir a la calle sin secarse el cabello, defendáis vuestra postura. Porque quizá así logramos derribar este mito que se sostiene durante generaciones y que es más propio de tiempos del pasado que de una sociedad moderna y científica en la que todas estas cosas ya se han dado por explicadas con investigaciones, ejemplos e información contrastada. ¿Sabéis que os decimos? Que salgáis a la calle con el pelo húmedo cuando queráis, y si alguna vez os resfríais no penséis que es de eso. En un futuro derribaremos otro mito similar que habla de si comer cosas frías produce resfriados.

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz