Aceptar
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de Cookies.
Una mirada a los aditivos (II)

Una mirada a los aditivos (II)

En un post anterior habíamos comenzado a ver algunos de los aditivos que se emplean en la industria alimentaria para dar ciertas características especiales a los productos, mejorar su aspecto o aumentar el tiempo que se mantienen frescos y aptos para el consumo.

Lo cierto es que estos compuestos son varios, y además de los colorantes y los potenciadores de sabor ya señalados, el listado se sigue con varios más, por caso:

-Antioxidantes: actúan de una manera similar a los conservantes, ya que actúan protegiendo a los alimentos de la degradación por el contacto con el oxígeno, no sólo evitan el enranciamiento de las grasas sino también la pérdida de vitaminas. En las etiquetas se pueden identificar con los códigos E-310 al E-312, E-320 y E-321.

Pueden encontrarse en galletas, dulces, chicles, cereales para el desayuno, polvos para preparar puré instantáneo, entre otros. En cuanto a los posibles efectos secundarios se encuentra el dolor de estómago, además, los códigos E-320 y E-321 están contraindicados para bebés y niños pequeños.

-Edulcorantes también se consideran aditivos y se utilizan para potenciar el dulzor de los alimentos. Básicamente, puede haber de dos tipos: naturales y artificiales. Tienen la característica de ser aún más dulces que el azúcar común pero aportan menor cantidad de calorías.

Para identificar los edulcorantes más utilizados en la industria se puede hacer leyendo las etiquetas o envases de los alimentos y se pueden encontrar bajo las siguientes denominaciones: E-951 (aspartamo), E-952 (ciclamato) y E-954 (sacarina).

En principio, la ingesta de estos edulcorantes sintéticos está contraindicada para personas con fenilcetonuria ya que puede causarles trastornos. Asimismo, la ingesta diaria y descontrolada de edulcorantes que supere los 50 gramos por día puede provocar diarrea, vómitos y dolor de estómago. Uno de los edulcorantes más resistidos y controvertidos es la sacarina, que incluso está prohibida en algunos países por ser considerada cancerígena.

Si quieres informarte algo más sobre los edulcorantes puedes hacerlo en otras entradas de Vitadelia.

Vía Recetas-saludables

Anímate y déjanos tu comentario