Aceptar
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de Cookies.
Hormonas del apetito, podrían tener relación con el “efecto rebote” después de las dietas

Hormonas del apetito, podrían tener relación con el “efecto rebote” después de las dietas

Son muchas las personas que tras haber hecho una dieta exhaustiva y haber perdido los kilos que tenían de más, al corto tiempo, recuperan el peso. Pues bien, la primera pregunta que surge es porqué sucede este "efecto rebote".

Según un reciente estudio, cuyos resultados se publicaron en la revista de Endocrinología y Metabolismo (JCEM), la responsabilidad residiría, en gran parte, en las hormonas del apetito, leptina y grelina.

Ana Crujeiras, investigadora del Complejo Hospitalario Universitario de Santiago de Compostela, y responsable de este trabajo, recordó que "el tratamiento de la obesidad con fármacos o dietas puede ser muy eficaz en el corto plazo, pero no se suele tener tanto éxito a largo plazo".

"Nuestra investigación arroja luz sobre cómo las hormonas del apetito, leptina y grelina, afectan a la recuperación de los kilos después de la pérdida de peso", aseguró.

Según se adujo, con este hallazgo se podrían personalizar los programas de adelgazamiento para garantizar el éxito.

Los investigadores, liderados por Crujeira, evaluaron a 104 hombres y mujeres con sobrepeso u obesidad que hicieron una dieta baja en calorías durante ocho semanas, y a quienes se los siguió de cerca luego por 32 semanas más.

En general, los participantes analizados habían perdido una media del 5 por ciento de su peso corporal, sólo que algunos de ellos consiguieron mantener esta reducción en el tiempo.

Tras comparar los datos, se encontró que los sujetos con niveles más elevados de leptina y más bajos de grelina antes de comenzar el régimen reducido en calorías eran más propensos a recuperar el peso perdido luego. Además, se observó que estas hormonas podrían servir como biomarcadores para predecir los resultados de un tratamiento contra la obesidad.

De aquí, que los autores destacaron que los resultados de esta investigación podrían proporcionar una nueva herramienta para que los profesionales de la nutrición pueden diseñar un tratamiento dietético con éxito a largo plazo.

Vía ABC.es

Anímate y déjanos tu comentario