Menos sodio, más potasio

Según una reciente advertencia de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el nivel de sodio promedio en la población mundial es más elevado que el recomendado para una salud óptima, mientras que, por el contrario, el de potasio es menor.

Los adultos no deberían exceder los 2.000 miligramos de sodio, o lo que equivale a 5 gramos de sal, mientras que el de potasio debería ser de al menos 3.510 miligramos, cifra que no se alcanza.

Desde la organización se ha advertido que este desbarajuste aumenta el riesgo de presión arterial alta (hipertensión), que como resultado puede llevar a trastornos cardiovasculares, enfermedad cardíaca y/o accidente cerebrovascular.

La presión arterial elevada es un riesgo importante para la enfermedad cardíaca y los accidentes cerebrovasculares, la principal causa de muerte y discapacidad a nivel mundial“, explicó al respecto el doctor Francesco Branca, director de la OMS, del departamento de Nutrición para la Salud y el Desarrollo.

Por ello, se ha compartido un listado para recordar en qué alimentos se encuentra naturalmente el sodio: por caso, en la leche y derivados (50 mg. por cada 100 gramos), huevos (80 mg./100 g.), pan (250 mg./100 g.), carnes procesadas (1.500 mg/100 g.), galletas y palomitas de maíz (1.500 mg./100 g.), y cubitos de caldo (20.000 mg./100 g.).

Es decir, la clave estará en reducir estos alimentos e incrementar, por el contrario, los ricos en potasio: alubias y guisantes (1.300 mg de potasio por cada 100 g), frutos secos (600 mg/100 g), espinaca, col o perejil (550 mg/100 g), y los plátanos o papayas (300 mg/100 g), también ricos en este mineral.

Desde la entidad también se ha querido hacer hincapié en la prevención, y desde temprana edad, ya que cada vez es más frecuente encontrarse con niños pequeños que sufren de presión arterial alta, y estos niños “a menudo se convierten en adultos con hipertensión“.

Miembros de la OMS han destacado que estas directrices son una herramienta importante para los expertos en salud pública y para los políticos, para que puedan orientar y diseñar sus propias políticas en materia sanitaria. El objetivo de la entidad es reducir las tasas y prevenir las enfermedades no transmisibles, como las patologías del corazón, el derrame cerebral, diabetes, cáncer y enfermedades respiratorias crónicas.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz