Menos sal, para reducir el riesgo de muchas enfermedades

Si bien la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda un consumo diario de sal de 6 gramos, la mayoría de los españoles ingiere de 10 a 12 gramos por día, lo que puede traer problemas de salud a largo plazo. El abuso de sodio es factor de riesgo para varios trastornos: enfermedades cardiovasculares, insuficiencia renal, osteoporosis o incluso cáncer de estómago.

Si bien ya hace tiempo que se viene advirtiendo sobre los riesgos del abuso de la sal, esta costumbre de salar la comida de más sigue estando muy arraigada y no se tiene mucha conciencia al respecto.

Según un reciente estudio español, el reducir a la mitad el consumo de sal tendría beneficios sobre nuestra salud, al mismo nivel de los aportados si se deja de fumar: esta comparación la han hecho expertos médicos de la Fundación Española del Corazón (FEC), quienes recordaron que el consumo excesivo de sal es responsable de muchos problemas de salud.

Pero el mayor problema en relación con el consumo de sal radica, hoy en día, en los alimentos procesados y precocinados: según datos oficiales el 80 por ciento de la ingesta de sal proviene de estos alimentos.

Añadir sal en la comida, tanto en el momento de procesado como en el de consumo, es innecesario. La sal empezó a utilizarse para conservar los alimentos durante más tiempo, pero con los sistemas más modernos de conservación, esta medida ya no es necesaria y en la actualidad se utiliza básicamente para dar más sabor a la comida“, comentó al respecto la Dra. Pilar Mazón, miembro de la Sociedad Española de Cardiología (SEC) y cardióloga del Hospital Clínico de Santiago de Compostela.

La sal contribuye a la retención de líquidos en el organismo, lo que produce mayor presión sobre las arterias e incrementa el riesgo de hipertensión.

Según la OMS, la presión arterial elevada es responsable del 62 por ciento de los accidentes cerebrovasculares, y del 42 por ciento de las enfermedades del corazón.

Lo cierto es que los investigadores españoles pudieron determinar que la reducción de unos 3 gramos al día en las personas mayores de 35 años bajaba a la mitad el número de enfermedades cardiovasculares, tras realizar un modelo de simulación por ordenador sobre la incidencia, prevalencia de estos trastornos y la mortalidad.

Pero la disminución del riesgo también se constató en menos casos de ictus, de infarto de miocardio y del fallecimiento, por cualquier causa.

Ya hay varios países que han comenzado campañas para reducir el consumo de sal, prevenir enfermedades y acotar el gasto sanitario.

Entre ellos, destaca Finlandia que inició acciones en los 70 y después de más de 40 años, hoy en día logró reducir el consumo de sal de 12 a 9 gramos por día, con lo que redujo la enfermedad cardíaca y los ACV en un 75 y 80 por ciento, respectivamente. También logro incrementar la esperanza de vida en 5 a 6 años.

 

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz