Menos descanso, más deseo de comida chatarra, según dos recientes estudios norteamericanos

Siempre se está recalcando sobre la necesidad del dormir bien -en cantidad y calidad de sueño- para nuestra salud: pues bien, dos nuevos estudios realizados en los Estados Unidos ha relacionado un descanso deficiente con un mayor deseo de comida chatarra.

En este pleno siglo XXI, en el cual la obesidad es una pandemia y las enfermedades cardiovasculares se ubican a la cabeza de los causantes de muertes precoces, la alimentación juega un papel principal.

El primero de los trabajos en cuestión fue realizado por un grupo de investigadores de la Universidad de California en Berkeley (Estados Unidos) y sus resultados se han presentado recientemente en el encuentro anual de la Associeted Professional Sleep Societies. Los expertos trabajaron con un grupo de 23 adultos jóvenes, a quienes se les pidió colocar una nota a varios platos de comida mientras eran examinados en resonancia magnética funcional.

Algunos de estos participantes habían permanecido despiertos 24 horas antes del estudio, y otros habían dormido bien: los primeros mostraron una alta preferencia por la comida menos saludable, la chatarra, en comparación con los segundos.

El otro estudio realizado por la Universidad de Columbia arrojó resultados similares: se trabajó con 25 voluntarios y con tecnología de resonancia magnética funcional, para registrar el flujo sanguíneo en el cerebro. Algunos de estos participantes habían descansado adecuadamente la noche anterior, y otros, sólo unas cuatro horas.

Para evaluar la actividad cerebral, se les fue mostrando imágenes de distintos platillos, algunos saludables y otros altos en grasas y calorías vacías. Se observó cómo las redes cerebrales asociadas con el deseo tuvieron más actividad cuando los voluntarios estaban mal dormidos que cuando su descanso había sido el óptimo -en especial, ante la visión de fotografías de comida basura-.

Según los investigadores, esta preferencia por comidas de alto valor calórico se da porque los cuerpos y cerebros de los que poco descansan buscan la energía que les falta para poder enfrentar la jornada.

Vía 20minutos

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz