Menopausia y aumento de peso

Las mujeres que llegan a la menopausia no sólo deben enfrentar una serie de cambios hormonales que pueden influir en su estado de ánimo y vida, sino que también muchas veces les trae aparejado un aumento de peso no deseado.

Estos cambios hormonales suelen generar un descontrol tanto en la regulación como en la distribución de la grasa corporal, por lo que se torna un tanto más delicada la cuestión de la alimentación y de las calorías que se ingieren.

En este sentido, lo primero y principal, es tener cuidado con las dietas que prometen “resultados milagrosos”, ya que pueden poner en riesgo la salud por desequilibrios nutricionales.

Una de las herramientas con las que se cuenta hoy en día para evitar el aumento de peso son las terapias de “reemplazo hormonal”: a través de ellas se reciben hormonas de estrógeno, las que el organismo ya no genera, lo que permite recuperar en parte el equilibrio químico del cuerpo femenino.

Pero más allá de esta posible solución, que siempre se deberá consultar con un profesional y llevar a cabo bajo la necesaria supervisión, los especialistas aconsejan, como medida general, la práctica diaria de actividad física moderada, que puede ir desde una caminata enérgica hasta la realización de algún deporte en equipo.

Otro punto básico es la dieta que deberá ser saludable y equilibrada, con preferencia por los alimentos de rápida digestión y los carbohidratos de absorción lenta, que además aportan fibras y vitaminas.

Con respecto a las grasas se debe decir que aunque son importantes en esta etapa ya que ayudan a la eficaz absorción de vitaminas y a la producción de hormonas, siempre será recomendable optar por las de origen vegetal, en especial, por el aceite de oliva. Otras buenas opciones para tener en cuenta y consumir con moderación son la soja, los frutos secos y aceitunas.

Las proteínas, por su parte, son también un nutriente básico para la reconstrucción de músculo y para mejorar el rendimiento físico. En este sentido, inclínate por los pescados y carnes magras. Los lácteos, otro pilar de la alimentación en esta etapa por ser fuente primera de calcio, tan importante para prevenir la osteoporosis, sólo recuerda escoger los productos que sean desanatados.

Vía Viviendosanos

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz