Memoria, consejos para mantenerla en forma

consejos para la memoria

¿Qué seríamos nosotros sin memoria? Depositamos en ella toda nuestra confianza, recurrimos a su consulta en cualquier momento del día y disfrutamos paladeando cada sensación que nos transmite cuando lo necesitamos. Por eso es importante que la tengamos en forma, que la ejercitemos y que hagamos todo lo posible por evitar que se acabe convirtiendo en un problema para nosotros a largo plazo (porque las enfermedades que afectan a la memoria podemos dar fe que son terribles).

Memoria, claves antes de comenzar

La memoria tiene que estar bien entrenada y mantenerse en forma, pero antes de comenzar a practicar y mejorar lo que necesitamos es mentalizarnos de ciertas condiciones. La primera es que nos relajemos todo lo que podamos. ¿Por qué? Porque la relajación es vital para que tengamos nuestra memoria relajada y a punto para trabajar en condiciones. Si nos agobiamos o estamos rodeados por la presión difícilmente podremos rendir de una manera conveniente. El estrés es uno de los peores enemigos de la memoria, dado que afecta a toda la actividad cerebral y reduce nuestra efectividad en todos los sentidos. Cuanto más estrés tengamos menos funcionará nuestra memoria y más posibilidades tendremos de ir dañándola de forma progresiva.

Así que antes de comenzar a entrenar la memoria hagamos un esfuerzo personal para relajarnos. Lo podemos hacer a través de actividades o aficiones que nos ayuden a alcanzar este alto nivel de tranquilidad. Cuando notemos que la presión se ha reducido ya estaremos más preparados para poner en práctica lo que hoy os contamos. Y si no sabéis cómo relajaros, porque puede ser algo más complicado de lo que podamos imaginar, algunas buenas ideas son el yoga, un paseo, sentarse delante del puerto para mirar el agua o incluso irnos a un servicio de masajes para que nos ayuden a relajarnos.

Comenzamos con ejercicio

Podríamos pensar que haciendo ejercicio físico lo que estamos provocando es que nuestro cuerpo esté más en forma, pero el cerebro también se ejercita al mismo tiempo. Y lo que ocurre en el cerebro es algo beneficioso para nosotros a todos los niveles. A medida que nos ejercitamos físicamente vamos a ir logrando que tengamos más conexiones cerebrales y con cada una que tengamos añadida le daremos a la memoria más capacidad para rendir a un alto nivel. En especial las mejores actividades que podremos realizar para mejorar la memoria incluyen las que repiten distintas acciones, pero manteniendo en todo momento la concentración por mucho que hagamos uso de rutinas. El motivo de ello es que la mente estará tan ocupada y activa mientras nos movemos que se irá ejercitando a su modo y mejorando la fluidez de nuestra memoria.

leer para la memoria

Aprender otro idioma

Si queremos dar trabajo de verdad a la memoria y que no quede cada vez menos activa lo que deberíamos hacer es apuntarnos a clases para aprender otro idioma. Los expertos en trabajo con memoria lo recomiendan con una de las mejores actividades a realizar. Cuando aprendemos un idioma estamos proporcionando al cerebro un empujón para que nuestra capacidad cognitiva se mantenga muy activa. Al fin y al cabo lo que queremos es algún tipo de reto que nos haga estar activos de forma mental y aprender otro idioma requiere que prestemos atención a muchos aspectos para memorizar claves del idioma, vocabulario y formas de expresarnos. Si ya sabéis inglés nuestra recomendación es que penséis en un idioma que os pueda servir para un viaje, para alguna afición o simplemente para iros de vacaciones. Nunca es tarde para aprender idiomas.

Leer

La lectura nos ayuda tanto a lo largo de la vida que nunca podemos abandonarla. Mientras estamos disfrutando de un buen libro no solo nos lo pasamos bien, sino que también le estamos dando trabajo al cerebro y ejercitando la memoria. Si la lectura es suficientemente absorbente no tardaremos en enlazar momentos de la historia, uniendo las historias de los distintos personajes y recordando lo que ha pasado unas páginas más atrás. Leyendo lo que hacemos es mantener la memoria en activo de forma constante, dado que le hacemos al cerebro recordar a grandes rasgos lo que estamos descubriendo página a página. Si al día siguiente de haber leído recordamos lo que ha ocurrido en el libro y no necesitamos repasarlo para continuar la historia sabremos que la lectura está siendo la adecuada. Si no lo conseguimos será mejor que leamos poniendo un poco más de atención para que el nivel de retención sea superior.

Nuestra memoria siempre sana

Y para terminar te daremos algunos consejos adicionales. Por ejemplo, que te alimentes bien y refuerces la fuerza de tu memoria con aquellos alimentos que ayudan con ella. Entre los más consumidos están los frutos secos, la zanahoria, la berenjena, el pescado azul y los arándanos. Además, duerme las horas adecuadas, haz actividades que te ayuden a estimular tu actividad cerebral e intenta mantenerte todo lo activo que puedas. La idea de desconectar la mente delante de la televisión no es nociva a corto plazo, pero tenla controlada en la medida de lo posible. Así tu memoria estará mucho más sana.

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz