Medusas en España: información para el verano

Medusas en España

Las medusas en España son frecuentes. Nos hemos acostumbrado a encontrarnos con ellas todos los años y las situaciones en las que nos introducen suelen ser delicadas. Si sois de ir a playa ya sabréis que la picadura de una medusa puede daros muchos problemas e interrumpir vuestras vacaciones de una manera en la que a nadie le gustaría. Por desgracia, tenemos una mala noticia: en este verano de 2016 las medusas van a tener una gran presencia en las playas españolas. En realidad, los expertos dicen que habrá medusas en absolutamente todas las playas de nuestro país.

Medusas en España, alerta general

Desde el Instituto de Ciencias del Mar de la ciudad de Barcelona y el CSIC, el profesor Josep María Gili asegura que no habrá ni una playa que no tenga medusas. Especifica, eso sí, que es posible que algunas de estas playas no las tengan durante mucho tiempo. Y para hacer fuerza en su declaración enfatiza que es incluso posible que alguna de las playas solo sufra la presencia de las medusas a lo largo de una jornada. Pero esto no resta que sea algo de lo cual nos tengamos que preocupar, dado que la aparición de medusas en las playas siempre ha simbolizado un fuerte dolor de cabeza para los bañistas.

¿Por qué está previsto que haya tantas medusas en las playas españolas? Los expertos coinciden en que es una tendencia que viene de lejos, puesto que ya en los últimos años se ha ido incrementando la cantidad de medusas en las cosas. Lo hemos visto no solo en el Mediterráneo, sino también en los demás principales puntos del mundo, así que en cierto modo ya se esperaba que esto ocurriera. Uno de los motivos de ello es el calentamiento global, el cual está provocando que el agua esté más caliente en las costas y que sea lugar de encuentro de especies que anteriormente no podían sobrevivir en ellas. Lo vemos con las medusas, pero puede ocurrir también con otras especies.

Especies desconocidas muy peligrosas

El principal problema que preocupa a los especialistas es que no solo vamos a tener que enfrentarnos con la medusa tradicional, aquella que ya conocemos, sino también con especies desconocidas que son más peligrosas por la falta de contacto con ellas. Al mejorar las condiciones del agua esto ha llevado a que haya más facilidad para que nuevas especies también encuentren agradable su visita a nuestras playas. Por lo tanto, todas las recomendaciones que hubiéramos hecho con anterioridad para tratar con las medusas, se deben reforzar ahora con consejos que nos preparen para las nuevas especies. Entre ellas Gili menciona en especial la carabela portuguesa, una medusa bastante extraña que no es frecuente que esté en el Mediterráneo, porque procede del Atlántico, pero que cada vez está moviéndose más entre los dos océanos.

Medusas en la playa

El problema con esta carabela portuguesa es que no es una medusa al uso. Sus picaduras tienen un índice de peligrosidad mayor, porque son más nocivas para nuestro organismo y además nos producen un dolor mucho más intenso. Una buena manera de poder diferenciar estas medusas en la playa, además de analizar su aspecto, es fijarnos en las medidas, dado que las carabelas portuguesas son mucho más grandes. Y lo malo es que no se trata de la única “nueva” medusa que nos amenaza en España debido al calentamiento global. Otro tipo es el conocido como avispa de mar o cubomedusa en referencia a que su parte principal parece que tiene forma de cubo. Esta medusa quizá parezca menos aterradora que la anterior, pero su veneno es capaz de matar a una persona después de picarla.

¿Dónde reservar las vacaciones?

No te vamos a dar una recomendación sobre eso, pero ten en mente que los especialistas han determinado que no habrá playa que no se quede sin la visita de las medusas. Por suerte, las autoridades ya están al tanto y tienen implementado un protocolo de actuación para cuando se descubra que la situación es complicada y que hay demasiadas medusas o aquellas especies peligrosas. Cuando esto ocurra se procederá al cierre de la playa hasta que las medusas se hayan marchado, algo que podría ocurrir en un rango de entre dos y tres días como media (como máximo el cierre podría ser de hasta 15 días). Así evitaremos tragedias y picaduras excesivas, pero nos tendremos que hacer a la idea de que habrá días en los que nos quedemos sin playa.

En cualquier caso, no está de más que nos mantengamos informados para conocer los últimos detalles sobre la presencia de medusas en España. Así es posible que evitemos situaciones indeseadas, porque solo quienes han sufrido la picadura de una medusa saben lo doloroso y molesto que esto puede llegar a ser cuando ocurre. Pronto os contaremos también trucos para poder actuar en caso de sufrir una picadura, pero de momento os pedimos que tengáis mucho cuidado cuando vayáis a la playa.

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz