Meditación: un camino a la curación

meditación curación

De acuerdo a un estudio llevado a cabo por la Universidad de Wisconsin (Estados Unidos), la práctica de la meditación produce más anticuerpos que los conseguidos con la vacuna de la gripe. Suena alentador, ¿no?

Se sabe que esta práctica milenaria activa zonas cerebrales relacionadas con las emociones positivas. Básicamente, y tomando las palabras de Ghen Kelsang Tharpa, maestro budista, meditar es “aprender” a “calmar” la mente, examinar y tomar conciencia de nuestros patrones intelectuales y mutar lo negativo en positivo.

Una de las formas más sencillas y utilizadas de aquietar nuestra mente es concentrarse en la respiración, de esta manera –si uno realmente lo logra- el pensamiento se va alivianando y se va entrando en un estado total de relajación.

Una vez que uno logra tomar conciencia de su respiración, mantener la concentración y relajarse, existen muchísimos otros ejercicios para hacer: desde la imaginación creativa, centrarse en un mantra (sonido) o hasta la concentración en algún objeto exterior. No son más que distintas vías para llegar a un mismo destino: mayor calma interior, y, por ende, un mejor estado de salud física.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz