Meditación guiada, principales beneficios para practicarla

Mujer haciendo meditación guiada

En estos tiempos es muy fácil estresarse por culpa del trabajo o por la familia y llegar a tiempo para cumplir con todos los recados del día. En este tipo de casos hay que buscar soluciones y una buena opción puede ser la meditación guiada. El bello arte de la meditación puede llevarse a cabo con la ayuda de un especialista que ayude a nuestro cuerpo a liberar todo el estrés con tan solo el uso de su voz.

¿Qué es la meditación guiada?

Como bien indica su nombre, esta práctica se hace con la ayuda de alguien que, mediante un tono de voz suave y agradable nos guía mientras meditamos. Esta persona transmite mensajes positivos y motivadores mientras ayuda a que el cuerpo llegue a un estado de relajación tan alto que desaparece cualquier pensamiento que perturbe la mente, dejándola completamente en blanco. De hecho, esta práctica es considerada un método suave de hipnosis donde se pierde por unos minutos el control del cuerpo. Mientras esto ocurre la mente sigue presente y activa, siendo así una práctica segura en la cual el practicante puede acabar la sesión en cualquier momento si lo ve conveniente.

¿Para qué sirve?

La meditación guiada no solo ayuda a que la mente se quede en blanco y el cuerpo se relaje por completo, también ayuda al autoconocimiento y a interiorizar mensajes motivadores. Esta práctica es muy recomendable para la gente que tiene problemas de autoestima, debido a que ayuda a eliminar esas barreras y miedos que la persona se autoimpone y ayuda a ver la vida con más optimismo. Y ya sabéis que ver lo positivo de la vida hace que atraigamos cosas buenas, provocando que el estrés de los problemas del día a día deje de pesar tanto y, por tanto, que nos resulte más fácil disfrutar de la vida que tenemos. Esto nos lleva a lograr todas las metas y objetivos que nos vamos marcando en las diferentes etapas de nuestra vida.

Otro beneficio de la meditación con guía es que ayuda a que desaparezcan dolores de espalda, cuello o extremidades. Estos dolores aparecen porque muchas veces, sin darnos cuenta, tenemos tal cúmulo de tensión en el cuerpo que las extremidades y el tronco se agarrotan. Por culpa de esa mala postura empiezan a aparecer estas dolencias. Esta meditación ayuda a que los músculos se relajen y desaparezca la tensión que las provoca. El 100% de personas que han probado este método coinciden que tras una sesión sienten el cuerpo más liviano.

Grupo de meditación guiada

Consejos

Esta práctica puede hacerse una vez a la semana al asistir a una clase común de meditación guiada. También puede alargarse el plazo a un mes e ir a sesiones más privadas donde solo estará presente el coach emocional o guía espiritual experto en estas prácticas. Pero como en todos los tratamientos naturales, lo mejor es practicarlo una vez al día. Eso no quiere decir que sea necesario apuntarse a todas las clases de meditación que encontremos o dejarnos todos los ahorros en acudir a un experto para sesiones individualizadas. Esta práctica se puede realizar en la tranquilidad e intimidad de casa, ¡y encima de forma muy económica!

Para poder practicar la meditación guiada en casa solo necesitamos un lugar tranquilo, a ser posible que siempre sea el mismo. Es importante que sea una zona de la casa que resulte cálida, que nos aporte seguridad e invite a la tranquilidad. Ese lugar puede ser un rincón de la habitación o del salón. Es vital que durante ese momento no haya ningún elemento que pueda distraernos. Así que si eres dueño de mascotas, haz la meditación en una habitación donde no puedan entrar. Al igual que si hay gente presente en casa, hay que indicarle amablemente que durante la sesión no hagan ruido o que no hablen para evitar distracciones.

Una vez tenemos el lugar ideal es posible decorarlo con imágenes que inviten a la relajación, un paisaje o una instantánea de un momento agradable de tu vida puede servir. Es recomendable complementar con el uso de velas aromáticas o incienso para conseguir que el cuerpo llegue al estado de tranquilidad que buscamos. Y cuando ya estamos cómodamente sentados, algo que puede ser en un sillón o en el suelo sobre un cojín, es momento de poner un sonido con una sesión de meditación grabada, el mismo que puede encontrarse con facilidad por Internet, como por ejemplo el siguiente:

Para que la meditación guiada haga efecto es importante hacerla siempre a la misma hora del día. Eso hará que el cuerpo la pida de forma natural y le ayude a relajarse de forma más rápida y natural. Uno de los mejores momentos para hacer esta práctica es por la noche antes de ir a dormir. Eso hará que la mente se tranquilice y elimine todos los pensamientos negativos que ha ido acumulando durante el día, consiguiendo que resulte más fácil conciliar el sueño y tener un descanso reparador para afrontar la siguiente jornada llenos de energía y positivismo.

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz