Meditación básica: volver al fundamento, la respiración

meditacion

Que los tiempos que nos tocan vivir son estresantes, nadie podrá discutirlo, pero claro que mucho depende también de nosotros, de cómo tomemos las circunstancias vitales y la actitud que tengamos ante la vida.

Más allá de todo esto, siempre hay actividades que podemos hacer que nos pueden ayudar a tomarnos las cosas más livianamente, a relajarnos y a deshacernos del exceso de estrés acumulado en nuestro día a día. Una de ellas puede ser ir a una sesión con un buen masajista, aunque claro, puede ser una opción que nos requiera de unos cuantos billetes extras.

Y como si el dinero ya no fuese de por sí mismo un motivo de mayor estrés, mejor será, por ejemplo, buscar otras alternativas, una de ellas, es la meditación: una actividad más comprometida para con nosotros mismos, sin costo alguno y absolutamente beneficiosa para nuestro bienestar general.

Como ya hemos dicho en Vitadelia, la meditación puede practicarse tomando como punto de concentración varios puntos, sea la propia respiración, un pensamiento, o un mantra. También se puede meditar respirando y llevando la atención a distintas partes del cuerpo, o incluso imaginándonos en un lugar pacífico y en total calma.

A través de la meditación se puede, básicamente, fortalecer la conexión cuerpo-mente, y armonizar nuestra mente; es una forma adecuada también de disminuir el estrés y las tensiones. El punto está en distender la propia mente, centrarla en un punto en concreto basado en el momento presente, o también, dicho de otro modo, aquietarla y sacarla de los pensamientos sin sentido o de las preocupaciones para que esté centrada en el presente.

Si esto de meditar te puede sonar extraño, o incluso ajeno, haz una primera y sencilla prueba: sólo siéntate cómodo en una silla con respaldo, con la columna recta, los pies apoyados sobre el suelo y las manos sobre el regazo, cierra los ojos suavemente y concéntrate en tu respiración, hazlo sólo por un par de minutos, respirando profunda y lentamente, pero sin forzar un ritmo en especial, sólo deja que el aire entre por la nariz, llene los pulmones y luego salga llevando consigo todas las tensiones. Verás como te sentirás mejor luego, más calmo y más revitalizado.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz