Meditación atenta

meditación atenta

El objetivo de esta práctica es relajar la mente, concentrándose en el momento presente, o como dicen, los orientales, en el “aquí y ahora”. Si nunca has meditado y estás interesado en empezar a “bucear” en tu propio ser puedes comenzar de una manera muy sencilla:

-Siéntate en el suelo, en posición de loto o medio loto, si puedes, y sino en una silla de respaldo recto (lo importante es que estés cómodo y puedas “olvidarte” de tu cuerpo). Presta atención a tu espalda y cabeza, deben quedar erguidas, pero sin ejercer tensión en ningún lado. Coloca las manos en el regazo, cierra suavemente los ojos.

-Comienza haciendo unos minutos de relajación muscular: puedes practicar la Relajación Muscular Progresiva o sino otra técnica de relajación muscular similar que consiste en focalizar tu atención en cada una de las partes del cuerpo, músculo por músculo, pero sin tensionarlos previamente, sólo “autosugestionándote”, dándoles órdenes de que se relajen y sintiendo realmente esa relajación. Durante todo el proceso, sea cual sea que elijas, céntrate también en tu respiración, que sea lenta y provenga del diafragma.

-Una vez relajado el cuerpo, es el turno de la mente. El fin es calmarla ya sea repitiendo para ti mismo un mismo sonido simple (lo que se conoce como mantra: el “om” es el más utilizado, es considerado, dentro del yoga, el sonido o vibración universal o vibración) o sino puedes concentrarte en el aire que entra y sale a través de la nariz. No intentes poner la mente en blanco, sino más bien concéntrate en lo que estás haciendo.

Seguramente, en un principio no te será muy fácil centrar tu mente: es posible que tu atención comience a vagar y que aparezcan pensamientos e imágenes fuera del dominio de tu voluntad. De cualquier manera, el reto está en no dejarse llevar por ellos, sino en ser un mero “observador” y tener la capacidad de volver a concentrarse, sea en el mantra o en la respiración.

Desde un punto de vista bien práctico, si no quieres tomarlo desde una óptica más “espiritual”, meditar puede ayudarte a aliviar el estrés, y a tomar todo con más calma y aceptación.

Es recomendable meditar dos veces al día –mañana y noche son buenos momentos-, puedes comenzar con pequeñas sesiones de 5 minutos e ir extendiéndolas hasta llegar a 20 minutos o más. El camino a seguir es muy personal y todo dependerá de lo que tu logres avanzar y como te vayas sintiendo. De cualquier manera, ten por seguro que te ayudará a relajarte y a tener menos estrés.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

1 Comentario on "Meditación atenta"

avatar

Ordenar por:   Nuevos | Antiguos | Más Votados
Anónimo
Invitado
Anónimo
8 año 4 meses atrás

A mí la meditación me cambió la vida. Puedo decir que estoy vivo desde que la practico, cada momento es como es: único.

wpDiscuz