Mayor fuerza muscular en la edad adulta se vincularía con menor riesgo de Alzheimer

alzheimer nuevo gen

Un reciente estudio ha vinculado la fortaleza muscular en la edad adulta con un mayor o menor riesgo de desarrollar Alzheimer: un equipo de investigadores norteamericanos encontró que cuanta más fuerza muscular presenta un individuo, menos probabilidad de padecer este trastorno.

Esta misma relación se halló en lo referido a la disminución de las funciones cognitivas propia del desarrollo del Alzheimer.

Además, el grupo de expertos del Centro de Enfermedad de Alzheimer Rush, de Chicago, también halló una relación entre la enfermedad, el peso y nivel de actividad física de la persona.

“Los resultados respaldan la relación entre la salud física y la función cognitiva durante el envejecimiento, y la importancia de mantener un buen funcionamiento físico y de la fuerza”, declaró la líder del trabajo, Patricia Boyle.

Durante cuatro años el equipo midió la fuerza de nueve grupos musculares en los brazos y las piernas de un total de 970 hombres y mujeres sin demencia, cuyas edades se comprendían entre 54 y 100 años (un promedio de 80). Se les probó también la fuerza de los músculos respiratorios.

Tras el plazo de seguimiento, unas 138 personas habían desarrollado Alzheimer, estos participantes eran mayores y tenían peor función mental y menos fuerza que el resto.

Y, sobre este último punto los científicos encontraron mayor vinculación e influencia: aquéllos individuos que tenían un 10 por ciento más de fuerza muscular eran poco más del 60 por ciento menos propensos a desarrollar Alzheimer que el 10 por ciento más débil. Así también, los pacientes más fuertes sufrieron un deterioro más lento de sus capacidades mentales en el tiempo.

La relación entre la fuerza muscular y el deterioro mental leve, que se observó en otras 275 personas, tuvo una implicancia similar. El 10 por ciento “más fuerte” tenía un 48 por ciento menos de riesgo que el 10 por ciento más débil.

Cabe mencionar que la fuerza válida en esta relación fue la muscular (y no tanto la de “agarre” y la de los músculos respiratorios). Ante esta circunstancia, Boyle no pudo ir más allá y sólo dijo que la explicación más viable sería que hay “algo en el organismo que produciría debilidad muscular y deterioro cognitivo“.

Mientras que el estudio no pudo demostrar si mantener la fuerza muscular evitaría la aparición del Alzheimer, Boyle opinó que estar en buen estado físico es una buena idea y le hace bien al cerebro. Seguramente, “hacer actividad física y trabajar para mantener la fuerza muscular”, y una “buena salud física general”, también repercutirá en el “funcionamiento cerebral”.

Los resultados de este estudio se publicaron en la revista Annals of Neurology.

Vía Yahoo.com.ar

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz