Masajes en el trabajo

dolor de cuello

El estrés, las tensiones diarias, los nervios, todo ello repercute y va dejando secuelas en nuestro cuerpo, luego nuestro cuello, hombros y espalda, nos pasarán factura.

Las contracturas musculares en esta zona del cuerpo son frecuentes, y más hoy en día, con los típicos trabajos de oficina, en los cuales pasamos muchas horas frente a un ordenador, detrás de una recepción o incluso atendiendo un teléfono: todas estas acciones, movimientos realizados de forma repetitiva, y con una carga extra de presión laboral, pueden crearnos contracturas y provocarnos dolores.

Si bien siempre es posible recurrir a una buena sesión de masajes, de hecho, hay buena disponibilidad de ofertas de masajes, y de la mano de un profesional, también se puede pedir, por unos minutos, la ayuda a un buen compañero de trabajo.

Aunque no en todos los trabajos será posible, ya que dependerá de la flexibilidad del trabajo y del tiempo que dispongamos, así como de la “privacidad” del lugar en el que estemos, o quizá solamente no tengamos compañeros tan bien dispuestos, veamos una serie de ejercicios que nos podremos hacer uno a otro, en casos de que el dolor y las contracturas ya sean insoportables, y hayan hasta cambiado nuestro ánimo y humor.

Veamos entonces cómo realizar a un compañero estos sencillos masajes, y cómo deberán realizártelos a ti:

-Tú deberás estar sentado, en algún banco o asiento que no tenga respaldar (sino colocar la silla de costado), y tu compañero se parará por detrás.

Quién realiza los masajes deberá colocar las manos sobre los hombros, con los pulgares hacia el otro y los dedos hacia delante. Deberá amasar ambos hombros al unísono, e ir aumentando la presión, pero sin causar dolor.

-Luego, con los dedos de una mano se deberá amasar el cuello, de forma suave y con movimientos circulares de abajo hacia arriba, con la otra mano, se procurará sostener la cabeza.

-Un buen movimiento es estirar los hombros hacia atrás: es decir, quién aplica el masaje colocará ambas manos sobre los hombros del compañero, y tirará levemente hacia atrás, de forma tal que se estire la parte superior del pecho. Muy relajante y descontracturante.

-Finalmente, se puede ir recorriendo la columna, en todo su largo, con los dedos realizando movimientos circulares, a un lado de la columna, y de arriba hacia abajo.

Vía PulevaSalud

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz