Más recomendaciones para controlar el colesterol, según el NCCAM

fitness

El otro día comenzamos a compartir en Vitadelia algunos consejos difundidos desde el Centro Nacional de Medicina Complementaria y Alternativa con respecto al colesterol y cómo mantenerlo a ralla. Sigamos con los tres restantes.

Actividad física

La otra pata de una buena salud y mayor bienestar es la actividad física: cuánto más te mantengas en movimiento, mejor, menor peso corporal, menor grasa y colesterol, y más salud. Pero además, y sobre todo, el ejercicio regular es necesario para aumentar el colesterol bueno, o el HDL, protector natural del organismo contra los eventos coronarios.

El NCCAM propone un mínimo de 150 minutos de actividad física de moderada a intensa, por semana. La Organización Mundial de la Salud (OMS), ya va un poco más allá, e indica que lo ideal son 300 minutos semanales. Además, se recomienda hacer unas dos veces por semana de actividades de fortalecimiento.

Pero lo cierto es que son pocos los médicos que recomiendan correctamente a sus pacientes con hipercolesterolemia el ejercicio, siempre según el estudio ENRICA (Estudio de Nutrición y Riesgo Cardiovascular en España).

El sedentarismo, además de ganancia de peso y de los niveles de colesterol en sangre, también aumenta el riesgo de sufrir diabetes, enfermedad cardiovascular e, incluso, el riesgo de morir de forma prematura por cualquier causa. Es, junto al tabaquismo, los factores de riesgo más importantes para patologías cardiovasculares.

Prudencia con el uso de suplementos dietéticos

No habría evidencia concluyente de que el arroz de levadura roja, las semillas de lino o incluso el ajo sean suficientes para reducir el nivel de colesterol, así que si bien podrá tomarse en consideración, precisamente, como un complemento, nunca como única medida, aún más -según la NCCAM- existirían posibles efectos secundarios e interacciones con otros fármacos.

El GREP-AEDN emitió en noviembre de 2012 una serie de recomendaciones en relación con estos “productos dietéticos”, de las que pueden destacarse:

*Minimizar el uso de “productos dietéticos”, y en caso de no estar seguro sobre su efectividad, seguridad o necesidad, mejor será no comprarlos.

*No sustituir el inicio del tratamiento médico recetado por el médico.

*Consultar con el médico con su médico o con su dietista-nutricionista las posibles interacciones de las medicinas con estos suplementos.

*En caso de observar algún efecto secundario, habrá que consultar de inmediato con el médico.

Consulta siempre con tu médico

Desde la institución se ha querido también resaltar la importancia de hacer consultas periódicas con el médico especialista, quien deberá conocer los tratamientos que hagamos -tanto tradicionales como complementarios o alternativos-.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz