Más puntos a tener en cuenta durante el embarazo


Ya estuvimos compartiendo en Vitadelia algunos consejos para las futuras madres, una serie de cuidados prenatales

a los que seguro tendrás que someterte. Pues, ampliemos en esta ocasión lo visto con más recomendaciones y síntomas que podrás experimentar durante esta etapa.

De las molestias de las embarazadas, las náuseas o vómitos, especialmente por las mañanas, son una de las más frecuentes. En este sentido, se recomienda hacer comidas pequeñas, sin dejar demasiado tiempo entre cada una de ellas, pero ligeras y sanas. Antes de levantarte, será una buena idea consumir un par de galletas de soda. Podrás tener un paquete en tu mesita de luz.

También suele ocurrir que la futura mamá sienta más cansancio que de costumbre, lo que algunas veces se puede deber a una anemia. Habrá que estar atento y siempre se mandará a hacer un examen clínico para confirmarlo o desecharlo. De todos modos, siempre se deberá descansar cuando el cuerpo así lo requiera y permitirse una buena siesta.

Para los calambres en las piernas, lo mejor será asegurarse una buena dosis de potasio y, en el momento en que se manifieste, estirar suavemente la pantorrilla doblando los dedos de los pies hacia arriba.

Para prevenir el estreñimiento, lo mejor será tomar abundante agua y consumir fibra a través de los alimentos naturales como las frutas, verduras, hortalizas y cereales integrales. Por el contrario, se desaconseja la toma de laxantes sin previa consulta con el médico.

El orinar con mayor frecuencia también es otro posible resultado del estar en la dulce espera: a medida que el bebé crece ejerce mayor presión sobre la vejiga y, en consecuencia, las ganas de orinar se tornan más intensas. Esto es algo que no se puede evitar.

Otros dos trastornos que pueden aparecer o incrementarse durante la gestación son las hemorroides y las várices. En cuanto a lo primero, se recomienda tratar de evitar la constipación y, al momento de ir al baño, procurar no forzar de más. En caso de que aparezcan, consultar con el médico para que recete alguna pomada adecuada.

Con respecto a las várices se aconseja usar ropa suelta que no presione la cintura ni las piernas, descansar bien y mantener los pies levantados lo más que sea posible. Otra buena idea es el uso de medias de compresión.

Para evitar la acidez estomacal también se deberán hacer pequeñas comidas con frecuencia, asimismo, evita las comidas muy grasosas o excesivamente condimentadas. Procura no acostarte ni bien hayas comido, sino más bien deja pasar al menos un par de horas antes de ir a la cama.

Por los cambios hormonales también pueden darse cambios en el estado de ánimo, sangrado de nariz, retención de líquidos, estrías u hongos en la vagina. En todos los casos, lo mejor será consultar con el especialista, y tratar el problema si es posible, como en los dos últimos ítems.

Finalmente, ten presente: llama a tu médico en caso de sangrado o secreción abundante por la vagina, hinchazón repentina en rostro o dedos, dolores de cabeza fuertes que no pasen, náusea, vómitos y mareos persistentes, visión débil o borrosa, dolor o calambres en el bajo vientre, fiebre o escalofríos, ardor al orinar, infección o cualquier otro síntoma serio.

Vía Familydoctor.org

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz