Más mitos sobre las dietas y la alimentación (I)

dieta reducir calorias

Te propongo en estos post repasar algunos de los mitos relacionados con las dietas y los regímenes para adelgazar más extendidos. Las falsas creencias con respecto a cómo se debe bajar de peso pueden traer problemas, en varias ocasiones no se cuida la calidad y variedad de los nutrientes ingeridos y esto puede causar un desequilibrio nutricional que mine la salud.

1- Las patatas y el pan engordan. Como en todo, la clave está en la moderación. Pero, muy por el contrario, las verduras con almidón (como las patatas) y el pan -en especial, el pan de grano  entero- son buenas fuentes de carbohidratos de calidad, y muy necesarios como combustible, para tener la energía necesaria para todas las funciones orgánicas y las actividades cotidianas.

El problema puede radicar, en realidad, no en ellos mismos sino en la forma de consumirlos, o en los “acompañamientos“: si a una rodaja de pan se le agrega mantequilla y dulce, o si la papa se consume frita, ahí sí se estaría sumando gran cantidad de calorías que podrían ser evitadas.

2- Beber un vaso de agua antes de las comidas reduce el apetito. Esta afirmación tiene una parte de cierta y otra no. Sí se obtendrá una mayor sensación de satisfacción si se consume una sopa o jugo de verduras (que contienen alto nivel de agua). Además, según explicó Elizabeth Somer, dietista y autora del libro “10 Habits that Mess up a Woman´s Diet” (10 hábitos que complican la dieta de una mujer), cuando el agua va unida a la comida, el proceso digestivo tarda más.

De aquí que en ciertos estudios, se haya hallado esta relación: en uno nombrado en el libro, se encontró que a un grupo de mujeres les parecía que la sopa de pollo con arroz las llenaba más que un guiso de pollo con arroz y un vaso de agua (aunque la primera opción tenía hasta un 27 por ciento menos de calorías que la segunda).

Otro punto que se destaca es que suele confundirse a la sensación de sed con la de hambre: por eso, ante un antojo o unas ganas repentinas de comer algo, se aconseja primero beber un vaso de agua abundante y esperar unos minutos. Quizá lo que el cuerpo tenía era sed y no hambre.

3-Los mariscos son alimentos muy altos en colesterol. Aunque sea cierto que unos 90 gramos de camarones pueda aportar hasta la tercera parte del consumo diario de colesterol, este fruto marino también es bajo en grasas saturadas (el tipo de grasas más dañinas, las que se convierten en colesterol malo que obstruye las arterias).

Además, hay otro detalle no menor: los camarones aportan ácidos grasos omega 3, los cuales son beneficiosos para el corazón. Algunos estudios, como uno realizado por un grupo de investigadores de la Universidad del Sur de California, encontraron que el consumo de mariscos reduce el riesgo de sufrir infartos hasta en un 59 por ciento. Por ello, si bien no se debe abusar de ellos, sí podrá programarse una comida a base de mariscos sin problemas en cualquier régimen.

Vía Yahoo

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz