Más frutas frescas para dejar de fumar

Las frutas frescas son una de las principales aliadas de nuestra salud. Pero esta familia de alimentos también se recomienda a personas que quieran dejar de fumar, algo que puede costar a mucha gente.

Resulta que existen alimentos que ayudarían a dejar el cigarrillo y otros que no, que por el contrario, harán desear más unas pitadas. Dos diferentes estudios, uno realizado por la Universidad de Duke, y otro de Bufalo, resaltaron el papel que tienen las frutas y verduras en el logro de dejar de fumar.

Es que los alimentos más sanos provocan que haya un menor deseo del cigarrillo, mientras que, por el contrario, las opciones menos saludables, como la carne, el alcohol y el café realzan el sabor del cigarrillo y lo hacen más deseable.

En el primer caso, investigadores de la Universidad de Duke (en los Estados Unidos) observaron que hay alimentos que empeoran el sabor del cigarrillo, como las frutas, las hortalizas, la leche, el yogur y los quesos. Al tiempo que pudieron comprobar la relación contraria: más carne, café y alcohol, más ganas de fumar.

Para llegar a esta conclusión los autores del estudio analizaron el comportamiento de 209 fumadores, a los que se les consultó sobre los alimentos que empeoran o realzan el sabor de un cigarrillo. De este modo, se comprobó cómo las frutas, y los vegetales, en primer medida, y la leche, yogur, quesos y zumos, en segundo lugar, fueron los que menos resaltaban el sabor de los cigarros.

En cambio, un 44 por ciento de los participantes afirmaron que las bebidas alcohólicas realzan su sabor, y el 45 por ciento las bebidas con cafeína (té, bebida de cola o café). Además, otro 11 por ciento mencionó a la carne.

El otro estudio, realizado por la Universidad de Búfalo, también concluyó que mayor consumo de frutas y verduras puede contribuir a dejar de fumar: en este caso,  se siguieron los hábitos de mil fumadores mayores de 25 años durante un tiempo de 14 meses.

Se observó así que el alto consumo de frutas y verduras era un rasgo común en quienes habían conseguido dejar de fumar durante ese período. Además, se registró que los fumadores que consumían más cantidad diaria de frutas y vegetales solían tardar más tiempo en fumarse el primer cigarrillo del día y demostraron ser menos dependientes de la nicotina.

En síntesis, ambos trabajos apuntan a lo mismo: lo que elijamos para comer también puede ser positivo o negativo en la tarea de dejar de fumar.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz