Más factores que pueden llevar a un vientre hinchado

El otro día comenzamos a compartir en Vitadelia algunos de los motivos por los que es posible sufrir de vientre hinchado

, en muchos casos se puede deber a hábitos poco saludables o que propician este molesto cuadro.

Otro factor relacionado es la bebida: si se opta por refrescos o bebidas con gas, de seguro que uno de hinchara como un globo. Así también, las muy azucaradas, que aportan “calorías vacías”, suman energía y son factor de riesgo para el sobrepeso. El agua con gas también hincha, aunque no aporte calorías, provoca sensación de vientre inflamado, más si se toma durante las comidas.

Siempre será mejor elegir agua natural (sin gas) o zumos naturales para hidratarse, y beberlos fuera de las comidas, o bien un buen rato después de comer. De este modo, se podrá combatir la distensión abdominal si se es propenso a ella.

Si bien la fibra es necesaria para nuestro organismo y para una buena digestión, habrá que tener cuidado de no sobrepasarse, ya que de lo contrario, podrá hinchar. Como en todo, la clave estará en la justa medida: si falta, llevará a estreñimiento, si se consume en exceso, podría ser contraproducente y llevar diarrea e hinchazón abdominal.

Para evitar molestias, si tu organismo no está acostumbrado al consumo de alimentos integrales, deberás comenzar a ingerirlos de a poco, primero el pan, por caso, luego cereales, pasta y arroz, siempre de forma gradual. Una alimentación rica en frutas y verduras, con frutos secos y legumbres, será suficiente para asegurarse la cuota de fibra necesaria para una buena digestión y evacuación de desechos.

Pero también puede suceder que haya falta de fuerza digestiva: esto surge como resultado del abuso de alimentos refinados, es decir, elaborados con harinas no integrales, lo que hace que se agoten las propias enzimas digestivas, ya que los alimentos ingeridos están desprovistos de ellas. El resultado con el tiempo: una menor fuerza digestiva que explica, en gran medida, la hinchazón abdominal, los gases (flatulencia y aerofagia) y las dispepsias.

Para evitar esto, será necesario incorporar alimentos integrales de manera frecuente: además de su mayor aporte de nutrientes, proveerán las enzimas que nuestro aparato digestivo necesita para su buen funcionamiento. Incluir en las ensaladas brotes de germinados o alimentos fermentados como el cruchut o el miso también son buenas opciones.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz