Más consejos para ir hacia una alimentación más sostenible

Hace unos días comenzamos a compartir en Vitadelia una serie de consejos para ir hacia una alimentación más sostenible

, en esta ocasión sigamos con más recomendaciones para, entre todos, ayudar al planeta y ayudarnos, aprovechando mejor los recursos del planeta y maximizando los beneficios de los alimentos naturales.

-Saca el mayor provecho posible a los alimentos: en el caso de las frutas, comerla con la cáscara bien lavada será una opción “más integral” que nos aportará mayor cantidad de vitaminas y nutrientes, además de una buena dosis de fibra para nuestro sistema digestivo e intestinal. Otra idea es no desperdiciar los caldos resultantes de la cocción de verduras y reutilizarlos en guisos, sopas u otras recetas, ya que aquí también queda la mayor concentración de nutrientes.

-Y si hablamos de reutilización, no podemos dejar de mencionar la reutilización de la comida, es decir, no tirar los restos de la comida y sí emplearlo en otros platillos. No sólo será óptimo para tu economía, sino también para los recursos alimenticios. Las “sobras” bien pueden complementar otras comidas, desde sopas y guisos, hasta tartas y croquetas.

Decántate por más proteína vegetal. Los expertos en cambio climático coinciden en que la producción de alimentos de origen animal (tanto la propia carne como los subproductos, como la leche y huevos) tiene un impacto negativo fuerte sobre el medio ambiente.

Las causas son varias: el ganado es responsable de gran parte de las emisiones tóxicas que provocan el efecto invernadero y enormes áreas de cultivo se destinan a la cría de animales, por sólo citar algunos. A ello hay que sumar que los alimentos de origen animal son los principales causantes de colesterol elevado y de perjuicios sobre la salud humana, cuando son consumidos en exceso, por ello su justa medida es más que necesaria.

De todos modos, y aunque se pueda seguir comiendo este tipo de alimentos, la opción más inteligente, tanto para uno mismo como para el planeta, es minimizarlo y optar más por proteínas de origen vegetal: legumbres, cereales, frutos secos y granos.

-Finalmente, procura elegir alimentos de calidad, de elaboración artesanal, los de denominación de origen, orgánicos o ecológicos. Este tipo de producciones aunque difieren en parte, comparten la premisa de hacer un uso medido de los recursos y de respetar los mecanismos de regulación natural para evitar así daños y perjuicios sobre el medio ambiente.

Vía Consumer

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz