Más consejos para evitar intoxicaciones alimentarias

Hace unos días comenzamos a compartir en Vitadelia algunos consejos sobre seguridad alimentaria, para evitar contaminaciones

. Sigamos entonces con más recomendaciones.

Nunca habrá que dejar que los alimentos se enfríen durante mucho tiempo antes de colocarlos en el refrigerador: los microorganismos patógenos se reproducen a gran velocidad en condiciones propicias, como cuando están a temperatura ambiente durante un largo rato. No obstante, tampoco convendrá introducirlos en la nevera estando aún calientes. Habrá que esperar que se templen, pero nunca por más de dos horas.

Otro error que suele presentarse es cuando se prepara una receta en el que se indica terminar el plato unas horas después o incluso el día siguiente. Resulta que el cocinar en etapas o parcialmente puede también potenciar el desarrollo microbiológico que lleve a una intoxicación alimentaria.

Este riesgo deriva del proceso de calentamiento – enfriamiento. Siempre será más seguro preparar un alimento de una sola vez, y si se hace con antelación (ya que algunos platos pueden requerirlo para reposar o adquirir un sabor especial, habrá que hacerlo siempre bajo condiciones de refrigeración).

De similar modo, es altamente riesgoso dejar alimentos preparados o sobras a temperatura ambiente para consumir al día siguiente. Hay que hacer hincapié en que la ecuación de mayor peligro es la de “alimento+temperaturas templadas+tiempo”, ya que es cuando los microorganismos se desarrollan y multiplican de forma peligrosa, en especial durante el verano. Siempre se deberán guardar los alimentos preparados o sobras de la comida bajo refrigeración.

Recuerda lavar tus manos siempre antes de comenzar a manipular alimentos o a cocinar. Es una prioridad en seguridad alimentaria, ya que si hay gérmenes en las manos, éstos pueden pasar y contaminar los alimentos (más aún si se consumirán crudos).

Tampoco te arriesgues nunca a probar alimentos para ver si “todavía están buenos”.Los microbios que causan toxiinfecciones alimentarias no son alterantes, es decir pueden estar presentes y no por ello haber modificado el sabor u olor. Es decir, que puede suceder que el alimento portador de la contaminación patógena no tenga un aspecto, olor o sabor diferentes, de ahí que sea casi imposible detectarlo cuando se prueba.

Finalmente, recuerda: “prevenir” es lo esencial, desde el momento en que se adquiere el producto hasta que se lo consume, y en todas sus fases intermedias, deben tomarse las medidas necesarias para evitar que los microorganismos contaminen y que, en el caso de que así sea, puedan desarrollarse y provocar intoxicación.

Vía Consumer

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz