Más alimentos grasos y consejos para reducir la ingesta de lípidos en la dieta

El otro día comenzamos a compartir en Vitadelia algunos de los alimentos más ricos en grasas, y a distinguir un poco sobre los distintos tipos de grasas. Sigamos en esta ocasión con más: en este universo, se ubican también los frutos secos y las semillas que, si bien contienen buen porcentaje de grasas (cerca del 60 por ciento) y calorías, se trata de grasas vegetales y, por ende, “buenas”.

Además, un consumo moderado de estos alimentos no se asocia con un aumento del peso corporal, por el contrario, puede sumar nutrientes y grasas saludables. Entre sus beneficios, destaca la protección a nivel cardiovascular.

*Embutidos y derivados cárnicos: principal fuente de grasas nocivas y calorías, así como de colesterol. Entre los cárnicos, los embutidos como la chistorra, la sobrasada o el salami, y los derivados como la panceta o el foie gras son los que más grasas aportan.

*Quesos curados: también se ubican entre los alimentos más grasosos y los que menos agua contienen. Si bien aportan más calcio, también más calorías y lípidos: entre un 35 y un 40 por ciento de su composición son grasas y, en la gran mayoría, saturadas. Además, su nivel de colesterol y sal también es elevado.

Lo cierto es que en España el consumo de grasas es excesivo: según datos disponibles, es superior en un 7 por ciento del máximo recomendado ya que se ubica en un 42 por ciento, y la recomendación es del 20 – 35 por ciento. Así también es excesiva la ingesta de grasas saturadas y de colesterol.

Para una mejor salud es necesario entonces reducir el consumo de grasas y optar siempre por fuentes más saludables, de origen vegetal. En cuanto a las grasas cardiosaludables, se aconseja:

*Priorizar el aceite de oliva por encima de otros aceites vegetales, tanto para aliñar como para cocinar.

*Reemplazar los frutos secos fritos, por frutos secos tostados o crudos (sin sal).

*Tratar de evitar la mantequilla en el desayuno, y en todo caso, dejarla sólo para los fines de semana.

*Descubrir nuevas maneras de rellenar los bocadillos: sustituir el embutido por aguacate, hummus, rodajas de tomate y queso fresco, etc. Experimentar en la cocina con otros ingredientes más saludables y probar nuevos sabores.

*En todo caso, sólo reservar las carnes más grasas para ocasiones especiales.

*Priorizar las variedades de queso más tiernas y frescas, y probar las versiones bajas en grasas y sal.

*Evitar los fritos y preferir hornear ciertas  preparaciones, como croquetas, empanadas o hamburguesas.

 

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz