Mandometer, una balanza computarizada que ayuda a medir las porciones y a controlar la velocidad con la que se come

Mandometer es una nueva balanza computarizada portátil que mide el tamaño de las porciones de comida y la velocidad de ingestión, y que podría ser de gran ayuda para cambiar algunos malos hábitos alimenticios y combatir así la obesidad y el sobrepeso, según se publicó en el British Medical Journal.

Este novedoso aparato ha sido desarrollado por el Instituto Karolinska de Estocolmo, en Suecia, y se espera pueda ser de gran utilidad para quienes tienen problemas con su peso corporal, ya que no sólo proporciona la información sobre lo que se está comiendo (calorías, la cantidad ingerida, etc.) sino que también muestra la velocidad con la que se está haciendo, para reeducar en este aspecto a que se coma más despacio (de este modo, se da al cerebro el tiempo necesario para enviar la señal de saciedad).

Este método para “reaprender a comer‘, había sido concebido en principio y utilizado con buenos resultados para tratar dolencias como la bulimia y la anorexia. pero ante la creciente epidemia de sobrepeso infantil, un grupo de investigadores del Hospital Infantil Bristol Royal, de la Universidad de Bristol (Gran Bretaña) comenzó a emplearlo para combatir este mal.

Los expertos liderados por Julian Hamilton-Shield evaluaron los efectos del Mandometer sobre una muestra de 106 pacientes obesos de entre 9 y 17 años, y que tenían el mal hábito de comer grandes  porciones de comida en muy poco tiempo.

El grupo de menores fue entonces dividido en dos subgrupos: mientras a uno se le enseñó como utilizar esta balanza computarizada, al otro sólo se le indicó seguir un “tratamiento estándar”.  De todos modos, a ambos grupos se les guió para que aumentaran sus niveles de actividad física y llevasen una dieta equilibrada y más saludable.

Lo cierto es que tras un año de tratamiento, y de unos 18 meses de seguimiento, se encontró que quienes habían utilizado esta balanza no sólo presentaban un índice de masa corporal y nivel de grasa más bajos, sino que también habían logrado reducir las raciones de comida consumidas.

Además, la velocidad con la que comían también se había reducido, en promedio, un 11 por ciento. Por el contrario, los menores que no habían utilizado el Mandometer habían aumentado esta velocidad hasta en un 4 por ciento.

Finalmente, y lo que llevó a los investigadores a cerciorarse de que este aparato realmente ayudaba a modificar el comportamiento con respecto a la comida es que la reducción en el índice de masa corporal perduraba hasta más de seis meses iniciado el tratamiento.

“La terapia con Mandometer, dirigida a [reducir] la velocidad de ingestión y el tamaño de las raciones parece una útil adición a las bastantes escasas opciones de las que se dispone para tratar con efectividad la obesidad en adolescentes sin recurrir a la farmacoterapia. Creemos que este aparato se dirige a un aspecto concreto del comportamiento nutricional asociado con la obesidad -es decir, la velocidad de ingestión- introduciendo una mayor respuesta a la saciedad”, concluyeron los investigadores.

Vía Elmundo.es

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz