Malos hábitos que atentan contra un peso adecuado

Malos hábitos que atentan contra un peso adecuado 1

El sobrepeso y la obesidad son dos temas de salud pública que tienen su incidencia en todo el mundo occidental. Ya no se trata sólo qué se come, sino también cuánto y cómo. Hay hábitos que son poco saludables y no ayudan a la hora de mantener ni la salud ni el peso.

Veamos entonces en este post de Vitadelia, de la mano de Kristin Kirkpatrick, una especialista estadounidense, algunos de estos malos hábitos o costumbres.

No tener visibles las frutas y verduras

En las heladeras o refrigeradores, hoy en día, vienen compartimentos especiales para guardar las hortalizas y frutas que, de manera general, están abajo del todo. Esto, según la especialista, no ayuda, ya que no las tenemos visibles y, por ende, no acudimos a ellas como primera opción ante un ataque de hambre.

La recomendación es colocarlas en un lugar donde se vean mejor, y en el que estén al alcance de la mano: guardarlas en los estantes superiores del frigorífico o, cuando no hace mucho calor, arriba de la mesa o mesada.

Dejar en la cacerola el resto de la comida que no nos servimos

Sí, es un hábito común, pero lo mejor sería retirar ya de la olla lo que no nos hayamos servido y ponerlo en conservadores o tuppers adecuados. ¿Por qué? Sencillamente porque si lo dejamos allí, tenemos muchas más posibilidades de tentarnos y servirnos por segunda vez.

Comer del paquete

Cuando se trata de galletas o snacks, nada peor que comer del paquete. Lo mejor sería tomar la porción que se va a consumir y colocarla en un plato o bol. Así uno evitará comer de más.

Se trata de otro mal hábito muy extendido que puede tener sus consecuencias indeseadas sobre la silueta, más si se piensa que por lo general son alimentos calóricos, como patatas fritas o galletas dulces.

Llenar un cuenco de “tentaciones”

Cuando se trata de darse pequeños gustos, lo peor que se puede hacer es llenar un recipiente con ellos. Más ventajoso para no comer de más será tener varios recipientes más pequeños y tenerlos dispersos por la casa.

De vez en cuando darse un gusto, no hará grandes daños sobre el peso, pero si tenemos un recipiente con caramelos, chocolates o chucherías, será difícil tener límites y no excederse cuando nos tome un antojo.

No medir los ingredientes al cocinar

Poner los ingredientes “a ojo” al cocinar tampoco ayuda: el colocar el aceite o los aderezos a ojo puede significar una dosis extra de calorías innecesaria. La especialista recomienda entonces usar siempre cuchara o medidas a la hora de añadir aceite o aderezos.

Abusar de las grasas

Aunque parezca obvio, siempre es bueno recordarlo: la mayor proporción de calorías está en las grasas, por eso, sea en los alimentos en sí o en el método de cocción elegido, cuanto menos grasa (aceite vegetal, o grasa animal), mucho mejor. En el horno, se puede utilizar aluminio y en la hornalla, las sartenes antiadherentes que permiten cocinar con muy poco aceite o grasa.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz