¿Es malo beber Coca-Cola?

Mujer bebiendo Coca-Cola

No importa si hace un calor de mil demonios o llueve sin cesar, cuando pensamos en un refresco que resulte apetitoso siempre viene a nuestra mente la Coca-Cola. La bebida estrella de todos los bares o terrazas y la más común en la despensa de cualquier lugar tiene detrás suyo tantos mitos como amantes de su sabor. Se dice que desatasca tuberías, que es perfecta para quitar el óxido y hay mil vídeos (manipulados evidentemente) probando sus propiedades dignas de comparar con ácidos corrosivos. Es inevitable preguntarnos si es malo beber Coca-Cola cada vez que vienen a nuestros oídos uno de esos falsos mitos.

¿Cuándo es bueno beber Coca-Cola?

Después de cada deporte es bueno consumir un vaso o lata de Coca-Cola. Eso se debe a que permite que el cuerpo se recupere del esfuerzo y obtenga azúcares que se han ido quemando durante el esfuerzo. Si no fijaros en cómo muchos deportistas de élite tras sus entrenamientos toman bebidas isotónicas o refrescos para rehidratarse y recuperar un poco del azúcar quemado a fin de evitar mareos por el ejercicio físico realizado.

El consumo de café puede resultar adictivo y a grandes cantidades diarias puede ser muy malo para la salud a largo plazo. ¿Recordáis esa época de estudiantes donde el mejor compañero de estudios era una lata (o dos) de Coca-Cola bien fresquita para aguantar toda la noche despiertos? Sí, es recomendable consumir este refresco que tiene pequeñas dosis de cafeína antes que el café si queremos estar toda una noche en vela. El azúcar que contiene la Coca-Cola sirve de combustible para el cuerpo en esos momentos que necesita cerrar los ojos a la vez que la cafeína permite mantenerse toda la noche en vela sin ningún problema. Pero cuidado, porque como bebida con cafeína también puede causar adicción. Es más, hay casos demostrados de personas con una fuerte adicción por este refresco.

Momentos en los que no es recomendable

Antes de irnos a dormir no es bueno consumir refrescos estimulantes como lo es la Coca-Cola debido a su contenido de cafeína. Lo mismo ocurre si durante el día a día consumimos varias tazas de café de forma habitual. El consumo excesivo de cafeína puede ser muy nocivo para la salud a largo plazo, puede causar insomnio, estrés, cambios de humor y afectar al sistema nervioso. Eso sin olvidar que puede provocar adicción. Pero todos estos síntomas pueden evitarse si la Coca-Cola que se consume es sin cafeína, la cual sigue manteniendo su sabor y sigue siendo igual de refrescante.

Si estás buscando adelgazar, entonces tienes que moderar el consumo de este refresco. La cantidad de azúcar en 200 ml es muy elevada, siendo incompatible el consumo de Coca-Cola y los deseos de adelgazar. Si a pesar de todo no puedes dejar de consumir esta bebida gaseosa, entonces es recomendable reducir su consumo considerablemente o tomar una lata de este refresco a modo de premio una vez a la semana.

Cuando beber Coca-Cola

Otro momento contraindicado para consumir esta bebida es cuando se padecen gases. Si tenemos el estómago hinchado por culpa de esos molestos gases y se le añade una bebida carbonatada el resultado no es nada positivo. Dolores de estómago, más hinchazón y prolongación de los gases son unas cuantas de las cosas negativas que pueden surgir a la hora de beber Coca-Cola en momentos de pesadez estomacal.

¿Sabías que es un remedio para algunos males?

Si, como lo lees. La Coca-Cola puede utilizarse para detener y mejorar problemas estomacales. Cuando se padecen vómitos, diarreas o gastroenteritis es perfecto tomar este refresco. La Coca-Cola podría etiquetarse como remedio de la botica de la abuela porque se utiliza desde hace muchos años (y su origen data de las farmacias). Eso es gracias a que logra cortar y detener los vómitos a la vez que aporta azúcares al cuerpo, los mismos que se pierden en cada visita al inodoro para vaciar el estómago. La Coca-Cola se utiliza también para calmar al estómago y lograr que éste retenga algún líquido en su interior y haga el mismo efecto nutritivo que tienen los sueros que suelen recetar los médicos en estos casos.

Este remedio a base de beber Coca-Cola lo pueden tomar desde niños a personas de la tercera edad. No hace falta hacer ningún tipo de infusión o mezcla para consumirla a modo de remedio, pero si hay que tomarla lentamente a sorbitos. Se puede utilizar una cucharada sopera para beberla a pequeños sorbos para evitar que caiga mal en el estómago. En caso de no gustarte mucho el gas o de tener miedo de tomar una bebida carbonatada y sentir dolor al vomitarla, es posible batir la Coca-Cola hasta quitarle todo el gas y beber el líquido resultante. El sabor no es tan delicioso, pero cumple con su objetivo de hidratar y nutrir al cuerpo a su vez que detiene poco a poco los vómitos.

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz