Madrugar, consejos para conseguirlo

Consejos para madrugar

Madrugar es una de las cosas que más nos cuestan en esta vida. A veces podemos ser más perezosos para comenzar el día y trabajar a pleno rendimiento desde el primer minuto y en otras ocasiones quizá nuestro problema es que no conseguimos quedarnos despiertos hasta una hora adecuada por la noche porque siempre estamos cansados. En eso todos nos diferenciamos, pero el madrugar es una acción que a todos (siempre hay la excepción que confirma la regla) nos cuesta más de la cuenta. Por eso es importante que ante las dificultades que supone esta acción conozcamos algunos consejos que nos pueden ayudar a conseguirlo con más facilidad. ¿Os animáis a lograr que las mañanas ya no sean tan terribles como de costumbre?

Madrugar es posible, pero cuesta

Hay un momento de la vida en el cual a todos nos cambia el chip. No le busquemos mucha explicación, porque simplemente ocurre. Ese día no vamos a sufrir por despertarnos pronto, porque nuestro reloj interior será el que se ocupará de ello. Como es algo que no sabemos cuándo ocurrirá, es mejor que mientras tanto vayamos haciendo algunas cosas que nos pueden ayudar a madrugar, para que no nos quedemos dormidos y lleguemos tarde a clase o al trabajo.

El primer consejo es en el cual coinciden todos los expertos como elemento fundamental: no alargar la alarma diez minutos más. Esta función de los despertadores y los móviles se llama snooze, y hubo alguien que la inventó como “ayuda” a las personas a las que les cuesta despertarse por las mañanas. Pero aunque la idea parece lógica, en la práctica resulta que se trata de algo poco recomendable. ¿El motivo? Porque estamos volviendo loco a nuestro cuerpo. Cuando nos vamos a dormir lo que se produce en nuestro interior es que comienzan a rodar los engranajes del sueño.

No vamos a profundizar en ello, porque necesitaríamos un artículo entero para explicarlo, pero digamos que hay unos procesos que requieren cierto volumen de tiempo. Y cuando activamos el snooze nuestro cuerpo piensa “a dormir de nuevo”, pero en 10 minutos no le da tiempo a hacer lo que tiene que hacer. Así que cuando suena la alarma en 10 minutos nos sentimos como un trapo viejo. Y si alargamos el snooze varias veces en periodos de 10 minutos el cuerpo cada vez se descontrola más. Así que… no activemos este modo y hagamos todo lo posible para que nuestro despertar sea inmediato con la alarma en su modo normal.

Trucos para despertarse

Haz esto para despertarte bien

Cuando suene el despertador despeja tu mente poco a poco. Sabemos que estás dormido y que cuesta, pero trata de focalizarte en la idea del despertar. Hazlo de una manera positiva o neutral, pero nunca negativa. Los sentimientos negativos o pesimistas te harán remolonear entre los sábanas y eso conllevará que te duermas de nuevo o que te cueste salir mucho más de la cama. Intenta moverte, empuja el cuerpo hacia el borde de la cama y despierta. Abre las ventanas para que entre la luz del día y que te inspire con los rayos del sol, haz la cama, porque psicológicamente es muy positivo para tener una sensación de “final y comienzo de un nuevo día”. Lávate la cara y despierta. Si eres de esas personas que necesita quedarse 10 minutos delante de la taza de café con el cerebro desconectado intenta que mañana sean 5 minutos y que dentro de dos días reduzcas la cifra a 3 minutos. Ese tipo de inactividad mental no es nada positiva para tu estado de ánimo al despertar.

Evita cosas como estas

Decíamos antes que liberes tu mente al despertar. Hazlo y no pienses ni en el trabajo, ni en las responsabilidades, ni en la familia, absolutamente en nada. Puedes pensar en algo positivo u optimista. Insistimos, si ir al trabajo te produce un sentimiento de felicidad, adelante con ello, pero debes aprender a diferenciar la felicidad real de la simulada. Por otro lado, los expertos recomiendan que no miremos el correo electrónico desde la cama cuando nos despertemos y que tampoco accedamos a las redes sociales en ese momento. Deberíamos, para hacerlo bien, esperar hasta que lleguemos a la oficina y nos pongamos en el modo de trabajo. Todo eso ayudará a que nuestro nivel de estrés al despertarnos sea mínimo.

Cuando llegue el fin de semana no te pases diciendo eso de “tengo que recuperar sueño perdido”. Eso no funciona así. Es verdad que el cuerpo se cansa, pero de ningún modo tenemos un reloj que debamos poner a cero durmiendo 20 horas seguidas el domingo. Piensa que es mejor dormir lo justo y luego echarnos una pequeña siesta (que no llegue a media hora) que estar horas y horas metidos en la cama. Todo esto os ayudará a despertaros mucho mejor y conseguir así que madrugar no se convierta en una misión imposible.

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz