Luz azul, beneficios a tener en cuenta

Luz azul y sus beneficios

La luz azul está en boca de todos y existe una gran discrepancia acerca de si resulta positiva o negativa. Tiempo atrás tuvimos la ocasión de hablaros en profundidad sobre las recomendaciones que existen para evitar que este tipo de luz acabe provocándonos problemas para dormir. En ese momento ya mencionamos que con esta luz las cosas no son blancas o negras en su totalidad, sino que es importante ser capaces de ver los grises. Por eso hoy hemos decidido colocarnos en el lado opuesto de la balanza y hablar de los aspectos positivos que tiene este tipo de luz para el cuerpo humano.

Luz azul, beneficios

Para muchas personas que esta luz produzca efectos contrarios a la capacidad para dormir no es negativo, sino positivo. Hay mucha ambigüedad sobre qué debe estar considerado malo y bueno dependiendo del momento. Por ejemplo, un estudiante que tiene los exámenes finales dentro de pocos días quiere permanecer despierto hasta altas horas de la madrugada y no puede tolerar dormirse antes de las 12 de la noche. Por eso la luz azul puede ser positiva para él cuando para otras personas es lo más nocivo del mundo. Todo depende de cómo lo miremos y de que tengamos en cuenta que esta luz se debe aprovechar siempre de la manera más adecuada en base a la situación. Como es lógico, todo es malo en grandes cantidades, así que no diremos que exponernos a la luz de forma diaria para siempre dormir menos vaya a ser algo positivo. Nuestro cuerpo necesita ciertas horas de descanso con el objetivo de reiniciarse y eso es algo que acabaremos impidiendo si exprimimos demasiado este tipo de luz.

De manera relacionada, el uso de la luz azul mientras conducimos puede ayudar a evitar accidentes y también se utiliza en personas que han viajado en avión y que necesitan reajustarse para no sufrir jet-lag.

Lo interesante es que hay muchos estudios que se han concentrado en conseguir descubrir los beneficios de esta luz a fin de servir de contraposición a los que cargan contra ella. El trabajo que realizó el científico Gilles Vandewalle en Canadá llegó a la conclusión de que la exposición a esta luz proporcionaba varios beneficios a tener en cuenta. Por ejemplo, aumentaba la eficiencia de la memoria. Llegó a comprobar con distintos pacientes si esto era contrastable. Les hizo participar en ejercicios de memoria mientras estaban expuestos a la luz y también de una forma neutral. Los resultados demostraron que con el impacto de la luz azul se mejoraba la capacidad de la corteza frontal del cerebro para actuar, lo que hacía que la memorización fuera mucho más eficiente.

Este mismo investigador llegó a la conclusión de que la luz azul podía ser útil en casos en los que fuera necesario aumentar la temperatura corporal. Y también concluyó en el que el ritmo cardíaco mejoraría, de manera que son muchos los expertos que no han dudado en introducir terapias de luz entre los pacientes que se han visto necesitados de estas características.

luz azul en dispositivos

Mejora el rendimiento y la recuperación

Otro estudio, en este caso llevado a cabo por Dieter Kunz, llegó a la conclusión de que la luz azul se convierte en una de las mejores opciones a la hora de introducir un tipo de luz artificial en instalaciones públicas, como escuelas. Lo que comprobó es que los alumnos que trabajaban con el uso de este tipo de luz rendían a un mejor nivel. Se obtuvo un rendimiento superior con la luz que sin ella, algo en lo que tiene mucho que ver lo comentado anteriormente con el tema de la memorización.

También se probó esta iniciativa en hospitales y se llegó a la conclusión de que era un factor positivo para potenciar la recuperación de los enfermos. Otros estudios determinan que de usar esta luz en lugares nocturnos en los que se suele usar como luz artificial, quienes están en contacto directo con ella reciben mejoras en su salud, como una menor posibilidad de sufrir ciertas enfermedades graves, como el cáncer.

Con este tipo de beneficios se puede concluir en que esta luz ha demostrado de forma independiente que si bien es perjudicial a su modo para algunos aspectos de la vida, también resulta especialmente útil en otros. Por eso sigue abierto el debate acerca de si potenciarla en instalaciones públicas o sobre si es bueno bloquearla en los dispositivos. No parece que las autoridades especializadas en la salud se vayan a poner de acuerdo, así que es trabajo de cada persona tomar la decisión acerca de lo que opina sobre su interacción con la luz azul. Nuestra recomendación personal es que sabiendo los efectos que tiene en las personas sepáis beneficiaros de esta luz en los momentos en los que la necesitéis y que la evitéis cuando lo que estáis buscando es lo opuesto a lo que proporciona. No es tan difícil de conseguir si lo tenemos en cuenta.

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz