Los españoles consumen el doble de la sal diaria recomendada

sal

Los españoles consumen el doble de la cantidad de sal recomendada por la Organización Mundial de la Salud, ya que la ingesta ronda los 10 gramos al día por persona. Resulta que cerca del 80 por ciento del aporte de sodio en la dieta está “oculto” en los alimentos procesados y preparados, precocidos y envasados, de aquí la importancia de retornar a una alimentación más sana, natural y fresca.

Este 10 de octubre se celebra el Día Nacional de la Hipertensión, una jornada destinada a informar y a crear conciencia con respecto a esta condición que es necesario prevenir para evitar otros trastornos más graves.

Según la OMS, el consumo diario de sal por persona no debería ser superior a los 5 gramos, y la media de los españoles ingiere cerca de 10 gramos, lo que compromete su salud a corto y largo plazo, con un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular.

Si bien el consumo de sal es necesario para un buen funcionamiento del organismo, como en todo, la clave está en la proporción justa. El sodio participa en el equilibrio de los líquidos corporales, mantiene el pH de la sangre y participa en la trasmisión de los impulsos nerviosos, entre otras funciones.

No obstante, el consumo excesivo de sodio -y bajo de potasio- está ligado a una mayor incidencia y prevalencia de hipertensión arterial, factor que junto a la obesidad y al sedentarismo están haciendo estragos en la salud del mundo occidental.

Pero un punto a destacar aquí es que el abuso de sal no se da tanto por el salero de mesa y lo que se añade a los alimentos a la hora de prepararlos y/o consumirlos, sino en los alimentos que se compran precocidos, elaborados, embutidos y ya preparados. Resulta que en la mayoría de los casos, la sal se usa como principal conservante.

Desde los fiambres en sí hasta las sopas y pastas, el nivel de sodio es alto. Ante esta realidad, y más allá de algunas iniciativas que han dispuesto bajar el nivel de sodio en los alimentos preparados, lo mejor será siempre optar por comida casera, con medida en la sal que se le añade.

Una apuesta segura es elegir alimentos frescos frente a los elaborados, que a menudo utilizan sodio como conservante“, enfatizó por su parte el doctor Francisco M. Adán Gil, autor de dos guías informativas de la Sociedad Española de Hipertensión y presidente de la Fundación HTA.

A la hora de hacer las compras, será necesario entonces tener en cuenta las etiquetas, leerlas y optar por aquellos productos que contengan menor nivel de sodio. En este sentido, hay que tener en cuenta que para calcular el nivel real de sal de un alimento, habrá que multiplicar el contenido de sodio que figura en el envase por 2,5.

Una buena manera de acostumbrarse a tomar alimentos bajos en sal es disminuir poco a poco su consumo de tal forma que el paladar se vaya acostumbrado y la cantidad diaria no supere los 1,5 gr. al día (el equivalente a un dedal)”, destacó Adán Gil. Existen otros trucos como sazonar los platos con limón y especias, entre otros muchos que nos podrán ayudar a bajar el nivel de sal consumido a diario.

Si quieres puedes leer más consejos sobre aderezos en Vitadelia.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz