Los efectos de la actividad física regular aeróbica sobre la ansiedad

Los efectos de la actividad física regular aeróbica sobre la ansiedad 1

El ejercicio aeróbico es de gran beneficio para la salud en general pero, también, para mantener la salud mental. Sea una caminata vigorosa, ciclismo o el running oxigenan el cuerpo, modelan y tonifican los músculos, y ayudan en casos de insomnio, depresión o ansiedad.

Este último síntoma, la ansiedad, está creciendo en la mayoría de los países occidentales, con las presiones diarias, el trabajo y las obligaciones. El running es una herramienta para ayudar a controlarlo y a reducirlo.

Así se ha demostrado en varios estudios: se encontró que la sensación de más tranquilidad puede durar de 2 a 5 horas después de la actividad. Cualquier actividad aeróbica que se realice, ayudará a reducir la ansiedad y la depresión, además de que beneficiará la auto estima.

Algunos autores indican que para lograr este efecto sobre el estado anímico, la intensidad del ejercicio debe ser de moderada a intensa, en específico, ubicarse entre el 60 y el 70 por ciento del VO2max, esto es, de la capacidad aeróbica.

Uno de estos trabajos se centró en comparar los efectos de andar en bicicleta con el levantamiento de pesas: en esta última actividad no sólo no hubo una reducción de la ansiedad, sino que incluso aumentó durante la hora posterior.

Estos efectos se han observado en distintas edades, incluyendo niños, jóvenes, adultos y ancianos, y en ambos sexos. Los beneficios se aprecian tras una sesión puntual de ejercicio y también con la práctica regular de actividad física.

Pero además, los estudios que han examinado la relación entre ejercicio físico y depresión han servido para concluir que la práctica regular de actividad física tiene efectos antidepresivos en pacientes con niveles entre leves y moderados de depresión.

No obstante, se desconoce la relación entre ejercicio físico y depresión severa, en la que se cree que éste puede tener una eficacia limitada como parte del tratamiento, o ayudar hasta cierto grado.

Concluyendo, la mayor parte de los estudios que se han realizado sobre la relación entre ejercicio físico y ansiedad encontraron que la práctica puntual de ejercicio puede reducir el nivel de ansiedad estado (reacción de ansiedad experimentada una situación concreta y limitada).

Asimismo, algunos trabajos han indicado que la práctica regular de actividad física podría reducir los niveles de ansiedad rasgo, es decir, la ansiedad general vinculada a factores biológicos y de personalidad propia.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz