Los dulces y los niños, una combinación peligrosa durante las Fiestas

La obesidad es uno de los problemas más importantes hoy en día, y así también entre la población infantil: España, por su parte, es líder en el ranking de obesidad entre menores de la Unión Europea, según los datos que maneja el mismo Ministerio de Sanidad. Por estas fechas de fin de año, en especial, se potencia la presencia de dulces y de los alimentos más tentadores y, también, los más calóricos y de mayor impacto sobre el peso.

Resulta además que cada vez más marcas diseñan dulces especialmente destinados y atractivos para los niños, lo que puede dificultar la tarea de los padres de reducir su ingesta: desde chocolates y garrapiñadas, hasta turrones y mazapanes, la variedad es tan rica como con exceso de azúcares y calorías.

Pero, ¿cómo moderar este consumo cuando desde la publicidad y el marketing se impulsa a los niños a consumirlos? Pues compartamos de la mano de Consumer ocho consejos para evitar que los niños coman dulces en exceso.

*Esconder los dulces o guardarlos en lugares inaccesibles para los pequeños de la familia, y sacarlos sólo en ocasiones especiales, tal como la Navidad, y en la justa medida en la que se quiera que sean comidos.

*Fomentar los postres a base de fruta fresca todos los días y siempre antes de ofrecerles otros dulces. El universo frutal es tan amplio como atractivo: la piña, por caso, es ideal para una buena digestión y suele ser bienvenida por los más pequeños. Peras, manzanas, bananas, cerezas, fresas, etc., procura ofrecerles distintas opciones todos los días.

*Una buena idea para hacerlos partícipes y más conscientes es llevarlos a hacer las compras para las fiestas. Se les podrá dejar elegir a ellos uno o dos dulces para estas veladas, pero no más.

*Como en todo: enseñar con el ejemplo. La mejor manera de que nuestros pequeños adquieran hábitos más saludables es enseñarles con el ejemplo. Lo que no es bueno para ellos, tampoco lo será para nosotros, y lo que sí es bueno para nosotros, también lo será para ellos.

*Procurar, en general, que sólo coman dulces una vez al día.

*No descuidar nunca el desayuno, que sea completo, nutritivo y saludable.

*En la noche de las fiestas no poner el turrón u otros dulces a su alcance, más bien dejarlos a nuestro lado, para que nos los tengan que pedir y podamos así controlar lo que comen.

*Para no sobrepasar la cantidad total de azúcar de las comidas, fomentar el agua como bebida frente a los refrescos y los zumos.

Vía Consumer

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz