Los cambios que el uso de Internet causa en las funciones cognitivas

Internet puede ser una herramienta tan útil como revolucionaria, y también un arma de doble filo, si no se emplea con lógica y medida. En los últimos tiempos se está asociando el trastorno conocido como hiperactividad improductiva al uso de la red de redes.

Se trata de un problema de la conducta que se caracteriza por una intensa actividad motora sin un objetivo aparente, y que también se lo suele vincular con el déficit de atención.

Quienes padecen estos problemas experimentan graves dificultades para concentrarse y realizar tareas que requieran de las funciones cognitivas, tales como leer o escribir.

Gary Small es un experto norteamericano, de la Universidad de California, que ha estudiado los cambios en las funciones cognitivas provocados por Internet, y estudió el comportamiento de personas que usaban la red de redes de manera frecuente y el de otras personas que no lo hacían.

Tras este estudio descubrió que tras sólo unos cinco días después del comienzo del empleo de Internet, éstas últimas lograban crear nuevos caminos neuronales en el cerebro, pero ello con un costo, el de quitar capacidad a otras áreas cognitivas.

Nicholas Carr, experto en Literatura y Lenguaje de la Universidad de Harvard, fue uno de los primeros en notar este déficit de atención producto de largas horas navegando en la red: “Perdía el hilo (de lo que estaba haciendo) y quería iniciar otra actividad como ver mi correo, un blog o escribir un ‘e-mail'”, escribió en su libro The Shallows: what Internet is doing to our brain (Los superficiales: lo que Internet le está haciendo a nuestro cerebro), publicado en junio último.

Según su hipótesis, Internet ha vuelto “livianas y dispersas” a las personas de pensamiento. Carr consideró que su cerebro se había “adaptado” al estilo de procesamiento de la red , rápido y sintetizado, por lo que siempre “pedía” por información acotada y nueva, lo que impedía que su mente retuviera la información y se consolidara la memoria a largo plazo.

A modo de conclusión, el especialista afirmó que si bien los usuarios de Internet suelen ser más rápidos y automáticos mentalmente, también son menos rigurosos y profundos en sus pensamientos.

Michael Merzenich, pionero en el área de neuroplasticidad, por su parte, también coincidió en que los internautas mantienen estos hábitos de navegación más allá de la Red y lo llevan a su vida diaria.

“Estamos adoptando los mismos hábitos de pensamiento: distraídos, apurados y superficiales”, concluyó Carr.

Vía Infobae.com

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz