Los baños de vapor

El agua y sus propiedades benéficas son conocidas desde antaño: desde la antigüedad que el ser humano se ha beneficiado del vapor de agua, tanto en un nivel interno como externo.

Los baños de vapor, por caso, suelen recomendarse para todo tipo de personas, y de todas las edades, ya que pueden ser de utilidad desde varios aspectos: en principio, vale destacar que son beneficiosos para la salud y belleza de la piel, debido a que gracias al calor los poros se dilatan y permiten una limpieza y purificación en profundidad (de este modo, también son de ayuda para prevenir y tratar el acné o las impurezas en la piel).

Pero además, los baños de vapor nos reportan bienestar y propician una mayor relajación, y nuestras vías respiratorias también lo agradecen ya que son de ayuda para mantenerlas más despejadas y libres de sustancias y mucosidad.

Más allá de estos beneficios, hay que tener en cuenta que los baños de vapor aceleran nuestro ritmo cardíaco -se puede llegar hasta 140 pulsaciones por minuto-. De aquí que no sean recomendables en personas que padezcan problemas circulatorios o cardiovasculares, en hipertensos y en mujeres embarazadas o personas de edad avanzada.

Finalmente, tampoco son aconsejables en pacientes con alguna enfermedad dérmica o que sufran de asma, bronquitis u otro trastorno respiratorio.

Vía Vitonica

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz