Los alimentos integrales, mejor opción a los refinados

Siempre se hace hincapié en la importancia de consumir más alimentos integrales, y de su preferencia a los refinados. Los primeros no sólo son más ricos en fibra y, por ende, ayudan a mantener el tránsito intestinal regular, sino que también poseen más cantidad de nutrientes, vitaminas y minerales. Pero además, un consumo regular de cereales integrales, como pan, pasta y arroz, contribuye a la reducción de los factores de riesgo relacionados con enfermedades crónicas, en especial, cardiovascular, diabetes tipo 2 y algunos tipos de cáncer.

El cereal integral, como bien lo indica su nombre, está entero, y tiene todas las partes del grano, de aquí que tengan su envoltura exterior (fibra), vitaminas del complejo B y minerales como el hierro y zinc en su germen, o hidratos de carbono complejo en el endosperma.

Además, aporta ácidos grasos esenciales y compuestos fitoquímicos, fitoestrógenos y lignanos, entre otros. El mayor porcentaje de estos compuestos se pierden ante el proceso de refinado: según un estudio publicado en la revista oficial de la Academia de Nutrición y Dietética de Estados Unidos, mientras el plan blanco contiene unas ocho sustancias fitoquímicas, el negro, cerca de 800.

Todos estos componentes, nutrientes, fibra y fitoquímicos serían los responsables de los beneficios de los alimentos integrales sobre la salud humana.

En España, se observa un desconocimiento general sobre estas ventajas, lo que también reduce su consumo: según la Encuesta Nacional de Ingesta Dietética Española 2011, la cantidad media de pan integral que consume una persona por día es de menos de cinco gramos, mientras que de pan blanco, unos 77 gramos.

Con los cereales de desayuno se observó una relación  similar: los integrales supusieron 0,8 gramos/persona/día de un total de 5,5 gramos de cereales de desayuno, entre los que figuraban los chocolateados, los de maíz o los de trigo, entre otras variedades.

También se obtuvieron datos acerca de la pasta y el arroz integral: en el primer caso, la cantidad era realmente ínfima, de 0,12 gramos/persona/día (sobre un total de 20,7 gramos), mientras que en el segundo, el resultado fue de 0,4 gramos/persona/día sobre un total de 17,9 gramos.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz