Lo que necesitas saber sobre el Omega-3

Mucho se escucha hablar del Omega 3 o, mejor dicho, los Omega 3. Muchos alimentos actualmente vienen enriquecidos con estos ácidos grasos polinsaturados esenciales de los que nos ocuparemos en este post de Vitadelia.

Qué son los Omega 3

Los ácidos grasos son un tipo de lípido, los lípidos son los compuestos químicos a los que pertenecen las grasas y los aceites. La diferencia

entre “monoinsaturado” y “poliinsaturado” ya le hemos compartido en el sitio, pero vale recordar que en ambos casos refiere a su estructura química.

La diferencia esencial en las poliinsaturadas es que son “benéficas“, a diferencia con las grasas saturadas, y sus funciones biológicas son muy distintas. Vale decir que los omega 3 son varios compuestos, no sólo uno:

El precursor es el ALA (ácido alfa linolénico), aunque no se sabe bien si este omega 3 sirve de algo, sí está en claro que a partir de él surgen dos esenciales, con funciones conocidas, el EPA (ácido eicosapentanoico) y el DHA (ácido decosahexaenoico). Existen otras variedades, pero digamos que las dos últimas nombradas son las más importantes en el organismo.

Fuentes dietéticas de Omega 3

A través de los alimentos se pueden ingerir cualquiera de los ácidos grasos mencionados (y los otros), que el organismo puede a su vez transformar en cualquiera de los otros tipos.

El ALA está presente en las fuentes vegetales, que el cuerpo podrá convertir en EPA o DHA, aunque, según se cree, de una forma no muy eficiente. Las fuentes animales contienen tanto EPA como DHA como DPA, sobre todo los pescados.

Las algas aportan DHA. El cuerpo sí puede transformar fácilmente el DHA en EPA, según las necesidades del organismo. Pero resulta que la mayoría de algas contendrían una proporción muy pequeña de lípidos, por más que de éstos la mayoría sean DHA.

Funciones de los Omega 3

Estos ácidos grasos esenciales forman parte de las membranas de las células, y el estado de dichas membranas influye en casi todos los aspectos de la salud: desde la piel hasta el estado del corazón, pasando por la presión arterial y por el humor.

La deficiencia de Omega 3 está asociada a varios problemas o desequilibrios:

*Piel seca y descamada, lenta cicatrización, cabello desvitalizado, uñas quebradizas, etc.

*Fatiga y debilidad

*Alteraciones en el estado de ánimo o, incluso, depresión.

*Problemas con la memoria y en el aprendizaje, mayor riesgo de demencia senil, hiperactividad.

*Infecciones recurrentes, alergias, enfermedades autoinmunes e inflamatorias crónicas.

*Enfermedades cardiovasculares, arteriosclerosis e hipertensión.

*Obesidad, exceso de LDL-colesterol “malo” y de triglicéridos.

*Envejecimiento prematuro.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz