Líquidos, consejos para no retenerlos

evitar la retención de líquidos

Me siento pesada, tengo los tobillos hinchados… ¿cuántas veces habremos escuchado esto? Uno de los grandes lastres que padecemos las mujeres es la retención de líquidos. En cualquier momento de nuestra vida podemos sufrir estas molestias y las consecuencias negativas no son solo estéticas, porque nuestro organismo también va a notarlo.

Líquidos, ¿en qué consiste su retención?

La retención de líquidos es una respuesta natural de nuestro cuerpo cuando existen niveles bajos de líquidos. Básicamente el proceso consiste en guardar lo máximo posible, siendo por ello por lo que nos sentimos tan pesadas. Uno de los síntomas más habituales es el hinchazón de los tobillos, aunque también puede presentarse en otras partes del cuerpo como las piernas, el abdomen o incluso los párpados. La principal actividad que debemos llevar a cabo para combatir la retención de líquidos es beber una gran cantidad de agua. Pero existen otros muchos métodos bastante recomendados a través de los cuales podremos eliminar lo que nos sobra. La mayoría de ellos se relacionan con la alimentación. Veamos qué es lo que podemos hacer para no sufrir más estas molestias.

La sal y el azúcar son malas elecciones

Llevar una alimentación saludable es fundamental para acabar con nuestros problemas de retención de líquidos. Ya te hemos comentado que para combatirlo los principales métodos se basan en elegir bien los alimentos que vamos a tomar. No tienes por ello que eliminar algunos, pero sí reducir en ciertos casos su consumo.

En este sentido debes saber que tanto el azúcar como la sal no son precisamente buenos compañeros. Ambas sustancias ayudan a desarrollar la retención de líquidos y abusar de alimentos que contengan una gran cantidad de ambas puede traernos consecuencias negativas. Evita tomar muchos embutidos y tampoco te pases con las salsas. Son alimentos que debemos reducir bastante. Así mismo, algunos quesos también presentan grandes cantidades de sal, en especial el roquefort, por lo que intenta no incluirlos en tu dieta diaria.

Si decimos que los alimentos salados no son muy buenos lo mismo ocurre con los azucarados. Postres y pasteles es mejor dejarlos a un lado. Si tienes que tomarlos, que sea porque ha llegado una ocasión especial. Lo mejor que puedes hacer es tomar alimentos frescos que tú misma puedas sazonar. Existen muchas especias naturales beneficiosas para nuestro organismo, así que no te quedes solo con la sal o el azúcar. Por cierto, olvídate de la comida rápida.

Otros alimentos a controlar

Seguimos hablando de alimentación, pero ahora es el turno de las frutas y las verduras. Las frutas contienen grandes cantidades de azúcar, pero también presentan propiedades muy beneficiosas que ayudan a contrarrestar los niveles de sodio en el cuerpo. Recuerda que el sodio es el mejor compañero para la retención de líquidos. Te recomendamos que tomes melón o sandía, puesto que se componen de un 90% de agua. Además, las verduras no pueden faltar en tu dieta, como las acelgas o las calabazas, que son muy buenas para acabar con estas molestias.

sandía para no retener líquidos

Intenta siempre que puedas escoger alimentos proteicos. Una de las mayores ventajas de consumir este tipo de comida es la sensación de saciedad que nos proporciona. Además, gracias a sus propiedades las proteínas disminuyen los niveles de albúmina, una sustancia que ayuda al desarrollo de la retención de líquidos.

Para finalizar nuestro apartado sobre la alimentación no hay que olvidar que una de las cosas básicas que debes llevar a cabo es beber como mínimo dos litros de agua al día. Hay que tener siempre el cuerpo hidratado y así nuestro organismo no detectará la carencia de líquidos. También es bueno consumir infusiones, puesto que son muy diuréticas y tienen propiedades depurativas. Las más recomendadas son las de cola de caballo y diente de león.

El movimiento es fundamental

Además de una buena alimentación realizar ejercicios físicos o practicar algún tipo de deporte siempre va a ayudarnos a acabar con la retención de líquidos, ya que nuestro cuerpo estará en movimiento. En el caso de que no dispongas de tiempo para poder llevar a cabo estas actividades intenta dar paseos por lo menos 30 minutos al día. Es fundamental que te alejes de la vida sedentaria. Como último consejo, si quieres acabar con la retención de líquidos evita ponerte ropa ajustada. Este tipo de prendas te aprietan demasiado y pueden provocar una mala circulación. Además, es muy molesta si padecemos estas molestias.

La retención de líquidos es una dolencia que se manifiesta en un gran número de mujeres. En algunas de forma puntual, mientras que otras lo sufren durante un tiempo más prolongado, e incluso puede llegar a ser crónico. Por este motivo debes evitar a toda costa que tu organismo la desarrolle. Los métodos son sencillos y es algo que podemos llevar a cabo diariamente sin tener que cambiar demasiado nuestra rutina. Recuerda: una buena dieta, ejercicio y mucha agua evitarán que retengas líquidos.

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz