Liposucción: un procedimiento efectivo, saludable y en pleno proceso evolutivo

Liposucción: un procedimiento efectivo, saludable y en pleno proceso evolutivo 1

 

Para quienes todavía no lo conocen, la liposucción es un procedimiento quirúrgico que incluye la aspiración del tejido graso alojado en zonas determinadas y localizadas, esculpiendo de esta forma el contorno corporal tanto del abdomen como de otras regiones como las caderas, nalgas, muslos, rodillas, brazos, axilas, cuello, gemelos y mamas. Se trata además de un tipo de intervención que ha ido desarrollándose y evolucionando de manera constante en la última década, llegando a la forma actual de liposucción ultrasónica, la cual no viene a reemplazar a los tratamientos y procedimientos médicos que apuntan a la reducción del peso corporal mediante rutinas de ejercicios o planes dietarios.

En el caso de la liposucción, la misma está indicada especialmente para aquellos pacientes en los cuales la reducción de los depósitos de grasa no puede alcanzarse a partir de estos métodos tradicionales, específicamente aquellos que todavía no han sufrido los problemas lógicos de elasticidad de la piel que se producen naturalmente y con la edad. Para quienes estén analizando la posibilidad de recurrir a este procedimiento, el paso inicial es el de consultar a especialistas en materia de cirugía plástica, siendo los médicos los únicos capacitados para determinar cómo se llevará adelante la intervención, que resultados pueden obtenerse y demás elementos vinculados a la situación sanitaria del paciente y sus características en cuanto a los depósitos grasos y la calidad de la piel.

En relación a esto último, es fundamental poder comprender que como toda operación la liposucción representa en sí misma una intervención con un cierto grado de riesgo, siendo un factor determinante el de recurrir a especialistas en la materia que trabajen en ámbitos hospitalarios acordes a la situación. En aquellos casos en los que la cirugía se ejecuta en clínicas y con la presencia de médicos experimentados en la materia, el riesgo al que hacíamos mención se reduce de forma considerable. Atendiendo al proceso postoperatorio, vale señalar que los cirujanos aconsejan la utilización durante el primer mes de una faja comprensiva hasta tanto el cuerpo se adapte a la nueva situación, siendo importante también poder someterse a sesiones de masajes y drenaje linfático, para conseguir la reducción del edema.

Esta clase de masajes se aplican sobre la zona donde se ha realizado la liposucción, atendiendo a la pérdida de grasa que allí se produjo y como método complementario al consumo de antibióticos, antiinflamatorios y protectores gástricos, que deberán tomarse durante los primeros días. Pensando ya en la vuelta a la vida normal y la rutina cotidiana, se debe tener presente que la liposucción no dejan cicatrices que demanden varios días de reposo, teniendo en cuenta que es necesario tomarse algunas jornadas de descanso a partir de que se ha extraído parte de nuestro cuerpo. En todos los casos, será el cirujano el único encargado de determinar qué tiempo se necesita para regresar a una vida normal, como parte del proceso informativo al que debe asistir todo paciente previo a la operación, conociendo así todos los detalles necesarios antes de ingresar al quirófano.

 

Compartir en Google Plus

Acerca de David

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz