Limpieza de la piel, según el tipo

Para tener un cutis sano y libre de impurezas, la limpieza profunda es un paso clave. Pero, ¿sabemos cómo hacerlo? Para ayudar a responder a esta pregunta, veremos en Vitadelia algunos consejos básicos para que la piel quede realmente libre de suciedad, según cada tipo de epidermis.

El desmaquillaje es primordial: si utilizas maquillaje, deberás retirarlo a diario para eliminar cualquier tipo de producto como base de maquillaje, polvo, sombras, delineadores, máscara para pestañas, etc., todos productos que pueden contener sustancias que perjudiquen el cutis.

Ya lo que se denomina “limpieza diaria“, si bien es un procedimiento similar, es un paso también imprescindible diariamente, pero más allá de que se haya usado o no maquillaje. A modo de resumen, el polvo y demás suciedad del ambiente, así como las secreciones propias de la piel o los restos de maquillaje deben ser eliminados a diario para limpiar la superficie de la piel y que ésta pueda respirar sin problemas.

El producto primario a utilizar dependerá del biotipo cutáneo y de la zona o zonas que se quieran limpiar: por caso, si se trata de una piel normal a seca, se recomienda el uso de una emulsión de limpieza, mientras que si es mixta, un gel de limpieza quizá sea lo más adecuado.

Si se tiene una piel muy grasosa, lo ideal será una crema jabonosa no alcalina, que se podrá utilizar como un jabón y enjuagar con agua, sin deteriorar la piel.

El siguiente paso que no debería saltearse es la tonificación, cuya finalidad es devolver a la piel su hidratación natural, restaurar el PH y aportar distintas cualidades, según sea su tipo.

Podremos encontrar distintos tipos de lociones: del tipo astrigentes, que ayudan a regular la excesiva secreción sebácea en caso de piel muy grasa, descongestivas, que refrescan y calman enrojecimientos, tónicas humectantes, ayudan a restablecer el equilibrio hídrico y el tono de la piel.

Las aguas termales también son una buena opción para tener en cuenta a la hora de refrescar y nutrir la piel: se trata de productos ricos en vitaminas y oligoelementos.

La exfoliación, por su parte, es un procedimiento que permite hacer una limpieza con arrastre, lo que a su vez quita las células muertas de la piel y permite su renovación. Es decir, se trata de un proceso de limpieza mucho más profundo y que se recomienda hacer aunque sea una vez por semana.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz