Lesiones deportivas, tratamientos eficaces de las más frecuentes

Lesión deportiva de tobillo

Todos aquellos que llevamos un tiempo realizando ejercicio hemos sufrido lesiones deportivas a lo largo del tiempo. Algunas han sido más leves y otras más serias, pero como nos encanta el ejercicio físico hemos seguido realizando deporte sin parar. Sabemos que este tipo de actividades son saludables y ayudan a nuestro organismo, pero en ciertos casos una lesión mal curada puede desembocar en dolencias crónicas, llegando incluso a apartarnos de la vida deportiva para siempre.

Es muy frecuente escuchar a los profesionales comentar que se han dañado algún músculo o hueso. También a las personas que hacen deporte a diario les pasa esto, por eso es fundamental calentar antes de cualquier ejercicio físico al igual que debes seguir a rajatabla los tratamientos que te recomienden si finalmente te has lesionado. Aunque existen una gran cantidad de deportes, en la inmensa mayoría de ellos podemos sufrir lesiones muy parecidas, de hecho existen algunas habituales que seguro la has padecido en una u otra ocasión. Hoy vamos a enseñarte cuáles son las lesiones deportivas más frecuentes y además queremos que conozcas los tratamientos más eficaces para que te cures de una manera rápida y segura y vuelvas a la acción cuanto antes.

Lesiones deportivas como la tendinitis

Aunque en la mayoría de los casos las lesiones físicas suelen provocarse en los huesos o en los músculos, algunas partes de nuestro cuerpo suelen presentar dolencias en los tendones. Los principales deportes en los que ocurre esto son el tenis y el golf. Seguro que has escuchado hablar alguna vez del codo de tenista o el codo de golfista y es precisamente en esta zona del brazo donde los profesionales o aficionados que practican estos deportes padecen un mayor número de lesiones.

En el caso del tenis será la parte externa del codo la que esté más afectada, mientras que en el golf es la parte interna la que habitualmente se lesiona. El constante movimiento de esta zona para impactar la raqueta con la bola hace que la tendinitis sea una lesión muy común.

Para tratar esta dolencia los médicos recomiendan una inmovilización del brazo durante un tiempo y posteriormente realizar ejercicios de reeducación sobre la postura en la que llevamos a cabo el movimiento con la raqueta o el palo de golf. Además también es bueno realizar actividades para fortalecer la zona. En el caso de que todos estos métodos no funcionen debes someterte a un tratamiento a base de ultrasonidos. La tendinitis tiene una rápida recuperación, aunque si no sigues los pasos adecuadamente puedes volver a tener recaídas de forma frecuente.

Esguince de tobillo

¿Quién no se ha dañado alguna vez el tobillo? Las articulaciones de los pies suelen traernos muchos problemas y no solo porque hagamos deporte, aunque la verdad es que aquellos que practican ejercicios físicos están expuestos en mayor medida a padecer un esguince de tobillo. A veces esta dolencia puede ser muy leve y curarse en pocos días, pero en el caso de que sea de mayor grado tendremos que llevar a cabo un tratamiento más severo.

Por norma general los esguinces se curan con algo de reposo y cremas antiinflamatorias, aunque también en ocasiones hay que inmovilizar el pie con una férula durante una semana. En los casos más graves recurriremos a la escayola y si has tenido un esguince extremo los médicos llegarán a operarte para reconstruir la zona afectada. La inmovilización es fundamental en este tipo de lesiones.

lesiones en el deporte

Rotura de ligamentos cruzados

Es la lesión más habitual entre los futbolistas. Una patada, una mala caída… son los principales motivos por los que podemos rompernos lo ligamentos. En este caso el único tratamiento posible es la operación. En ella los especialistas nos reconstruirán esta zona utilizando tejidos de un banco de huesos. Es una intervención algo dolorosa, pero una vez que se ha llevado a cabo las molestias desaparecen rápidamente. La recuperación total durará unos meses dependiendo también de la gravedad de la lesión.

Esguince en las falanges

En muchos deportes la principal herramienta de juego son las manos. El balonmano, el voleibol… son actividades que requieren un movimiento rápido en los dedos. Por este motivo es frecuente encontrarnos con jugadores que padecen esguinces en esta zona. Normalmente con una férula suele controlarse, pero en ocasiones la lesión es tan grave que hay que recurrir a un tratamiento específico y muy complicado de llevar a cabo. Se trata de una técnica de rehabilitación donde se usan alambres externos para que la falange comience a moverse de nuevo.

Daños en el lábrum

Si hablamos del lábrum seguramente no te suene de nada. Pero para que te hagas una idea es el tejido ubicado en la capa del hombro, o lo que es lo mismo en el interior del húmero. Es la lesión más frecuente entre los jugadores de baloncesto, ya que en pocos movimientos puede llegar a desprenderse. Para recuperarlo se utiliza una técnica conocida como artroscópica y en 30 o 40 minutos estaremos listos. Eso sí, aunque el tratamiento es muy rápido la rehabilitación no lo será tanto, puesto que se necesitan muchas sesiones de fisioterapia. En los mejores casos un jugador no puede volver a los terrenos hasta los 3 o 4 meses debido a este tipo específico de lesiones deportivas.

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz